The gaze that flees from the mirror


The epiphany of chance

Once you find love, you’ve found something else. A sempiternal gaze to transcendence. Being in front of the loved being is to see yourself in the mirror of those eyes; a mirror which not reflects your face but your feelings and even your thoughts. That’s why we tend to look for somebody similar to ourselves. This is an instinctive way to know ourselves and through this grow as human beings.

The first thing we love is a scene. The love affair requires of this suddenness, a nuance of religiosity, the love’s encounter is an epiphany. The scene reveals randomly and whimsically parts of a universe that you had never seen in another way and with other meanings. The scene consecrates the object I am going to love.

“The context is the constellation of elements, harmoniously arranged that encompass the experience of the amorous subject.”

― Roland Barthes, A Lover’s Discourse: Fragments

They are two for a kind, enough of momentary bliss. In this beginning, we are two ships pushed by the same wind blow and under the same sunshine. We both look at the future as witnesses of all the ways in which a man and woman can reinvent themselves. Two disembodied souls can allow to understand the world in dazzling new ways; the amorous bliss.

At times, the fruits of time tree and unawareness of our acts, the rapture of present leads us to unknown and unwanted moors and then, this connection is lost. Yes, I’m not going to talk about how beautiful the love is. If you felt love for just a fleeting moment in your entire life, you know exactly what I am talking about…

The burial

Once the love is gone, a bunches of unanswered questions comes to us: – Did they miss to us ever? How does feel the person who breaks the relationship?. Many questions following a breakup, revolve around what does, says, or lives within himself the other person.

Obviously, there are nuances depending on each case. Depending on how deep was the love you both felt, release the bond you both shared is not that simple. The break is actually forged long ago: what it means to have lived a long run of doubt, secretly mourn, to fight with itself, of self-deception, attempting to hold on and finally, to psych progressively the relationship has to be finished.

Many people will remain clinging on the cold comfort of occasional good times; feeling afraid of being outside alone and single again. For this reason, most of the break ups are made when a third person appears.

When you are thinking of leaving a relationship, you have many attempts. So, you see yourself alone, you look sad, you start to remember good times and suddenly comes to you a sudden attack in which you feel you can not live without this person.

The first emotions that appear when you leave a relationship are relief, guilt and fear. Relief, because you had doubt for so long and finally you took the decision; guilt for the pain suffered by someone who you loved; fear, because it could goes wrong and you might have failed.

The fear experienced by the person who decides put the end to the relationship takes on different forms. An externalized and projected guilt upon the other or in the same way, they blame themselves. Already known phrases start to emerge like: ” if you had changed”, “if I had put more attention”, “it´s not you, it´s me”; etcetera.

The answer to face the fear commonly tends to be the escape. – don’t talk to me. – Don’t call me anymore. – I don’t wanna see you never more. At this point, everything seems a disappointment scene, the other appear in front of us as a stranger. but we aren’t talking with them but with their fear and sadness.

By now, a kind of sadness in the form of melancholy that hopefully it will give way to nostalgia take possession of us. Softly, a quiet breeze blows a smoke’s cloud woven with caresses, affection, hugs; which meant the context of the relationship, not the relationship itself.

The Melancholy should be suffered in silence but right there is where come those surprising calls, those messages, attempts to maintain friendships that encourage the hopes of the other or diffuse promises of a hypothetical future return, all followed by an untimely disappearance.

That is, who leaves a relationship often also live a remnant of grief, a whiplash of fear or nostalgia and in response, feel the sudden urge to contact the former partner to provide him relief, that exists, to feel that someone somewhere still loves you. Once the former partner responds with any hint of anger, be caring, etc. …). Who sent the S.O.S feels safe and secure and will then no longer hear from her until the next nostalgic attack. In a way, those calls and messages will serve to reaffirm their decision not to doubt it.

Our promises were grounded on the impermanence of things. The children cry, the seasons pass away, lovers change affections. I can’t classify the other because the other is, precisely, unique. A singular Image which miraculously has comes to correspond with my desire. The other is the figure of my truth, and cannot be imprisoned in any stereotype. A can, a capsule because the other is not anything itself, the other is a flow.

We were friends and have become estranged. In fact, we want to conceal and obscure it from ourselves as if we had reason to feel ashamed. We are two ships each of which has its course; our paths may cross and share a moment, as we did, I could see two evanescent whispers under a sunshine that it may have looked as if it had reached the heights. But then the mighty force of our fates drove us apart again into different seas, and perhaps we shall never see each other again; perhaps we shall meet again, but fail to recognize the each other. The exposure to different seas and suns has changed us.

After the fall of dead leaves and the spring comes through with their songs and new fragrances. We will find other tears, Those memories move us the point of tear because there is a cognitive dissonance between what we expected and what we actually found. A sort of serendipity; this is such a mystery. these moments in which we are moved to the point of tears, that define our lives. These moments are an italicized experience, these moments pregnant with significance, these moments of revelations in silence where staring into the iris of a lover’s eye you get the shivers down your spine. These are the new tears that we will find. So now, we can just to say thank you.

By Juan Silva


La ventana


Desde que el sol estuvo sobre nosotros, en el pináculo más encumbrado del cielo, comenzaron al llegar. Yo era apenas un niño y lo recuerdo todo tan vívidamente, tan hondamente…tan fatalmente.

En lo adelante ningún día fue como aquel día. Ese día fue quedando atrás en las fechas y en lo adelante me acompaño por siempre. A veces, despertaba a mitad de la noche; expulsado por una fuerza, de la lívida inconsciencia del sueño. Sudado, como quien despierta y de súbito se descubre ataviado de sus mortajas, en la más húmeda penumbra del sepulcro de su familia; imbuido por un sopor, con los ojos desorbitados. Pasaba cerca del hogar y me arrojaba a la calle polvorienta, grisácea, bajo el mórbido brillo de escasas estrellas; buscando en las calendas algo que me ayudara. De pronto sentía otra vez como si fuera ese día.

¿Qué edad tenía entonces? no lo sé, no mucha supongo. Las piernas de mi madre eran como las columnas del templo entre las que solía jugar. Bueno, hasta aquel día, lo que vi esa tarde minó mi interés por el mundo. Todo lo que me causaba fascinación ensombreció en un momento. La gente aparecía de entre la sombra como fantasmas de repente; como invocados por el odio se escurrían de entre los valles, de entre las barcas grandes y pequeñas que venían en hileras como grandes serpientes por y sobre la honda brusquedad de aquel rio, de todas partes…

Yo estaba como helado en mitad de la plaza, atrapado por una fascinación ante tanto tumulto. Todos esos seres de tantos colores y tamaños, mujeres y hombres, algunos mozos y aquellos ancianos de tres patas se apretujaban para ganar un lugar; supuse que mejor para ver…algo. Era una caterva desordenada y hedionda. Los que quedaban atrás, cada vez más raudos y en tropel, se apiñaban en el foro.

El lugar bullía entre tanto vocerío y algazara; una borrasca incipiente. ¿De donde había venido tanta gente? aún lo ignoro ¿como? tampoco lo sé. Ese, mi pueblo, no era muy conocido. No a muchos le interesaba, a mi sí. Aquellas calles polvorientas; la sombra de los callejones entre los que acostumbraba corretear. Ahora entiendo que eso no bastaba para algunos, ni el color tostado de las casas, ni los lindos perritos que vagaban conmigo por ahí.

Este rumor anduvo mucho tiempo sin ser oído, hasta que la decisión fue tomada y entonces; fue llevado con nosotros.

Hasta aquel día tantas personas solo las había visto pasar. Vestidas con armaduras relucientes como el oro y espadas y escudos. Eran batallones, pasaban siempre al atardecer, cuando la sombra caía sobre todo; como para no vernos. Pasar por ahí era su última opción. La guerra y la enfermedad nos habían hecho.

¿Cuánto tiempo ha pasado? mucho, espero, ya no sé si hablo o pienso. Todo cuanto gané, lo usé para comprar a un viajero que no conociera, que no volviera a ver: un papiro, una tintura y un cálamo con que ahora escribo esto con la esperanza de que el vacio, el tedio y el pesar cesen; males tantos que no consigo pronunciar en lengua alguna, desde ese día todos mis días se escribieron para este fin.

Antes anduve por tantos caminos con el caballo que me legó mi abuelo, yo lo amaba. Él entendía la oquedad en mi mirada; buscando un maestro de quien aprender a escribir y leer. Yo, quien soñaba con irme un día con esas tropas y no volver; de alguna forma he tenido que salir de aquí.

La llama en el candíl resplandecía sobre el pliego de papiro. La noche es apenas un engendro que nace, todos han sido invitados al sueño y yo aquí continuo.

La ejecución empezó cerca de la caída del sol, bajo un cielo plomizo y un sol evanescente, rojo, intensamente rojo; una inteligible mancha entre neblinas. Los cascos de los caballos anunciaron su llegada. La inseparable oleada de personas de pronto se quebró para dar paso a la lúgubre caravana, no se sabe con certeza de donde habían venido, mas si bien si es cierto esto; también es cierto que procedían los caballos de exquisita descendencia…; fuertes de contextura, regios, de grandes ancas; a cada paso hundían el casco de sus patas en la tierra como un estigma.

Unas cadenas sostenían un hombre; demasiado gruesas, demasiado; capaces de inmovilizar la más fiera de las bestias. El condenado llego tras los caballos. ¿Qué pudo haber hecho aquel hombre?, ¿Quién era?, ¿Por cuánto tiempo le habrán buscado?. La muchedumbre enloqueció al verlo.

El viento estaba quieto, como dormido sobre la rama de este y otro árbol. Los alaridos comenzaron, eran interminables y sin pausa, pronto sofocaron el espacio. La multitud fue abrazada por una euforia terrible; el frenesí incesante de sus voces y ademanes. Yo estaba inerte a mitad de aquel espectáculo lujurioso. La sangre se deslizaba a raudales por los maderos. No se hizo de esperar la hora de tañer las voces de la gente en notas cada vez más tristes, más apenadas y luego una euforia distinta, gritos de horror; al unísono del condenado. La sangre corría por entre los mosaicos. Una masacre de proporciones tal que en un solo hombre se ofreció toda una hecatombe.

Mientras iba al internado por orden de mi padre no escuché, no supe nunca de algo así; ni siquiera entre sus historias encontré algo tal cual; y mi padre era un soldado ya veterano. Tras sus floretes y carabinas vivía la mente más enturbiada, a veces, por los vitrales de nuestra capilla lo veía perderse sin ir ningún lado por entre los viñedos; agitaba su cabeza para volver en sí, se ajustaba la peluca y se acomodaba la levita negra, siempre negra, ¿Por qué insistía en vestirme de blanco entonces?

No puedo dormir, no he podido. Es como si hubiese estado ahí; tan solo una leyenda, tan solo una. Mi cama es cada vez más parecida a un sepulcro, no concilio el sueño y cuando lo he conseguido vuelvo a ser echado como expulsado de ese reino. Un orfeón de cantos secreteados, inteligibles; que anidan sobre la almohada y salgo huyendo de mi lecho. No quiero estar solo, pero no puedo estar con nadie; temo mirar a sus ojos y descubrirme ante su mirada, una astenia total me ocupa. Prefiero permanecer en la penumbra viendo hacia la luz, no quiero ver lo que ya siento. El frío acero es menos indeseable que esto, dejar que encuentre la vaina en mi pecho; extirpar mi corazón cuando tanto duele, pero, temo hondamente que esto vaya conmigo a un reino del que no habrá regreso alguno. ¡Tan solo una leyenda! es tan sólo eso…

Duraron seis días con sus noches en la plaza, seis días su agonía. Una lívida llovizna y un viento frio se perpetuaron esos días. Los que intentaron huir fueron petrificados ante los ojos del condenado; les abrigó un cielo del que huyeron las estrellas. Un estupor serpeaba entre las masas cuando un vaho mefítico inundó el lugar, más de muertos que de vivos, como si los osarios hubiesen escupido a sus moradores. Los presentes excretaban toda clase de efluvios, como si quisieran salirse de sí mismos; las mujeres se desvanecían por doquier, en los brazos de sus hombres, sobre la blanda paja en las esquinas, sobre el empedrado. La horrenda muerte se cernía desde hacía días sobre aquel lugar, repelida por el horror de la escena, una gruta del Averno se había abierto en aquel lugar. Las lágrimas interminables se unían a la fría llovizna en un carnaval con los más desquiciados excesos del dolor. Yo estaba en medio de todo…

Reuní fuerza y cuanto pude para comprar a un curtidor un pergamino, un tintero y una pluma que ahora se desangra como yo con esta historia. No soy yo mismo ya, ya no. Soy a veces como un solitario condenado que pende de la rama de árbol en medio de la noche, golpeando las barras de su jaula con la desesperanza de quien tal vez no vea un mañana. Soy de esas voces que irrumpen la noche.

La llama en el candíl fulguraba sobre el pergamino, fuera de estas paredes un novilunio de media noche ilumina los viñedos.

Al levantarse el sol del sexto día, seis hombres apenas reconocibles, con el rostro deformado por sentimientos que no conocían hasta entonces; se atrevieron, después de las súplicas a bajar con una ensortijada mezcla de miedo, asco y pena aquella carroña. Cada uno de los hombres llevaba a rastras el cuerpo, con el vientre hinchado, reanimado por un aliento vago. Cuando todo fue silencio algo pasó: el sol, que ya estaba en su punto perfilaba ya las formas, la marea de niebla se había disipado; cuando todo fue muy claro, el cuerpo se abrió como una flor y ante toda aquella repugnancia se hizo el clímax, el absoluto desvarío. No cuenta el mito qué vieron aquel día, pero cada uno a sus vez, eligió el más puro objeto de su posesión, aquello que más amaban en el mundo se reflejo allí y fue llorado como si le hubiesen perdido. Por aquí y allá se desvanecían por un segundo y despertaban aturdidos como pensando en todo como en un sueño hasta que volteaban y veían nuevamente la cruenta realidad, salieron corriendo de aquel lugar cual si les persiguiera la muerte.

Un mito, solo un mito, cuanto me pesa haberle oído, al menos no he sufrido tanto. Los más religiosos se hundieron en cada rincón de los templos, el incienso y la mirra eclipsaron la primavera de aquel año. Aquel pueblo, siempre escaso de gente, estaba casi vacío; los campos fueron abandonados, las casas fueron vendidas por nada y otras fueron abandonadas sin más. En lo adelante la gente anduvo cabizbaja, no se miraban unos con otros, sentían vergüenza. De noche se veían candelillas en los ventanales y parcas sombras entre las casas, de vez en cuando el turbado eco de un sollozo, ¿Quién murió aquel día?

Me siento vagamente turbado por este relato, un mito supongo.

La llama en el candíl destella sobre esta hoja. De repente, un soplo apaga la luz. No importa, los primeros rayos del sol ya se ven sobre la plaza. Una chusma lleva días reunida ahí, les vi salir de entre todos los callejones. Les observo con cierta cautela (no me gusta demasiado la gente) desde este inmenso ventanal. Sé, eso lo constato cuando salgo entre otras cosas a comprar una botella de vino tinto como la sangre, lápiz y papel con motivo de una ocasión no muy común que luego, reconozco, verteré con gracia de mis letras; que esta ventana me permite observar a todos sin ser visto; abrigado por la sombra de su interior, mientras todos permanecen cegados por la luz. Tomaré esta hoja y la confinaré a lo más hondo de la cava, partiré el lápiz que la escribió y beberé hasta que no quede espacio en mí para tan caustico relato, aunque ahora el brillo escarlata en el cristal me asquea. Sólo hay algo que me inquieta, hace días que el condenado no deja de gritar.



2008, certamen nacional de talleristas.

Alguien podría decirme, que es esto ?!



Recuerdo aquel momento en que creia que nos queriamos

tus manos acariciaban mi cabello

y mis ojos no te quitaban la vista.

Revivo en mi mente las conversaciones que teniamos y los deseos de conocernos mejor, me quede con los recuerdos de tu sonrisa

que al mirarte a los ojos se volvia mas brillosa,

capas de enamorar hasta el corazon mas oscuro,

tu infinita fragancia que aun merodea por mi habitacion

sin ti se siente como una prision,

reconosco que no eres mia, pero cuanto te queria

Recuerdo como ayer que un dia como hoy

entre mis brazos te tenia y aunque sea por un segundo se que fuiste mia,

todabia me duelen los labios por el beso que me robaste

y yo solo pienso en como vengarme,

robarte tal vez, secuestrarte de tu madriguera de tus noches sin vela….

estas palabras quizas nunca lleguen a tu oido,

y estos sentimientos tal vez nunca vuelvan a tu corazon,

solo me queda el consuelo de que una noche fuiste mia…y ese consuelo es mi tortura…

Por: Jaaziel Chaín



El momento último es el primero…

Sobre la piel matices naranjados y ases de oro,

a lo lejos, a lo lejos las luces bailan;

arreboles que parecen dormir en la quietud de la luz

la flama, ya exigua, se hunde en lontananza

y la noche besa al dormir el día.

El viento, sobre el polvo hace compases y giros en silencio

ya no soy yo quien mira. Sobre mi, incontables ojos se abren, y el paisaje baila como el mundo en los ojos de un ebrio.

sólo espera, espera conmigo…veamos que trae el tiempo que nace.



Love, tragedy and art

“The gesture of the amorous embrace seems to fulfill, for a time, the subject´s dreams of total union with the loved being, the longing for consummation with the other” Roland Barthes

When we fall in love we become artists, the willingness to surrender and give one’s self to some higher state of consciousness, beyond all the previous meanings is an artistic inspiration itself. We wake up upon another kind of truth and reality. The inner space in your own head. The vulnerability that opens the doors to the inside of us, blending into one another, becoming one another to take that leap.

The perfect consummation with the loved one is a consecration with perfection itself. All our guilt, fear, sadness even this empty feeling can be purged by joining our destiny to this known fate.

In intimacy, two become one. Two separate minds, two different worlds create a unique universe where gravity puts you in the orbit of those arms. We create spaces of comfort and divinity, a shared universe for one another where we can find solace, peace. Being gods and goddesses outside of time, outside of despair, floating above the clouds of entropy of banality. A paradise where we cannot die, how? if we can see our immortal soul, swimming in the pool of the radiance of love.

Every love has a mythology inside, it´s a fairy tale and every truly real kiss is an attempt to deny our own decay, an attempt to escape from our own mortality. That´s why we see the promise of eternity when we fall in love with someone we care about. Life’s riddle is an unknown answer where we put gods, angels or even the cynic emptiness of a life and world with no sense. This hole is fed with the mystical viewpoint of the life itself. Without gods in the temple of our soul we deify the other; they are the wings, she(or he) becomes the sun because what we really hope to gain from love is transcendence by merging with an incarnation of the lost divinity. The amorous dialogue is a prayer that we used to do to our gods and goddesses. Being in love with a really opened heart is a sacrifice and we are the sheep. The whole purpose of the human condition is to find transcendence and leave our animality behind. That is the reason for this urge to merge that we all feel.

Once love ends, there’s a breeze of melancholic memories as a framed reality, playing back there for you in front of your eyes. We seek into the scenes that our memories bring back, now as a witness of the story what we lived. An intersubjective buddhist space where two became one, to the encounter of the lost partner. We stop at the scene of the cuddling, the kind gaze, the time of lost promises seeking to recreate the path we followed. It is not too hard to know how it feels to be in mourning. Someone you loved with your whole heart represents death to you if this love has gone. The love object is this reason to elevate yourself by swimming into those eyes.

So, contemplate the idea that all this is gone. This is the moment to write a poem, sing a song, do whatever you wish as an unsuccessful attempt to frame that holy moment to at least cement the tragedy by saving it, it happened, we existed, we felt something that we just can’t remember once we are out the of the paradise.

Yes, it’s a tragedy, I know, but is how we make art.

By Juan José Da-Silva & Feliz

Amor y fugacidad en la media 2.0 – El hook Up

Los seres humanos somos criaturas de hábitos, formamos costumbres que describen patrones a lo largo de todas las cosas que hacemos, nos vemos convidados a comulgar de las ideas y conductas que imperan a nuestro alrededor. Nos estimula repetir un patrón que hallamos encontrado para operar de manera más o menos eficiente en cualquier rol. El problema con la repetición mecánica que implica la rutina es que invita al sueño; a la enajenación. Nos vuelve autómatas operando de manera mecánica. La rutina nos apaga, porque no invita a la novedad y nos deja esta sensación de un eterno retorno en nuestros días.

El estilo de vida que llevamos hoy en día nos mantiene pensando, especulando, en relación a la larga lista de cosas por hacer cada día, el dinero que se necesita, en el éxito.

En el hombre moderno sólo dos miedos imperan, el miedo al fracaso y el miedo a la muerte y esto último está en un segundo lugar. Pasamos los días pensando, proyectando sobre conseguir más, vivimos permanentemente en el más y más y con esto permanecemos en una mentalidad de carencia, como si algo nos faltara a todos, pero estas metas y éxitos conseguidos no terminan por llenar nuestro vacío, de saciar nuestra hambre y nuestra sed. ¿Será entonces que estamos dando el alimento equivocado a esto que somos?.

Actualmente, para nuestra generación, la seguridad se antepone a cualquier cosa. La acción mecánica del pensamiento; al estar centrado en uno mismo, en donde lo único que impera es la satisfacción personal, genera una forma de funcionamiento egocéntrico, donde el otro no importa ni sus necesidades cuentan. Esta forma de funcionar no permite conectar con el otro a través de sus necesidades. Una forma de salir de si por un momento y contener al otro en su propia necesidad se muestra imposible.

De repente, estos patrones empiezan a saltar a la vista aquí y allá. Revelándose como un fenómeno que deriva de sus causas,cargado con una génesis. Los patrones comienzan a aparecer frente a ti. Sin duda, la forma en que nos sentimos cambia la forma en la que actuamos. Como humanos compartimos razas, compartimos ideas, compartimos un alma y sus enfermedades. Este sentir de vacuidad que parece tocarnos a todos se deja ver en muchas de las conductas que mueven nuestro modus operandi. La falta de conexión con nosotros mismos deriva en falta de conexión con los demás.

En un época en que las telecomunicaciones parecen haber acabado con los límites de la comunicación. Un mundo que coexiste con una realidad alterna generada por las redes digitales. Un mundo hiperconectado es al mismo tiempo un tiempo y una época en donde todos parecemos estar más solos. Tal vez por esto en los últimos 45 años las tasas de suicidio han aumentado en 60% a nivel mundial.

Esa incapacidad para conectar con otros se deja ver en una costumbre propia de los Millenians, esta generación de tecno-nacidos, nativos digitales. Me refiero al Hook up, una práctica sexual que se esboza un antes y después desde la llamada revolución sexual a principios de los 60.

Esta generación nace y crece en medio de los cambios filosóficos que caracterizaron al Liberalismo no sólo en la economía sino en la vida social y cultural. Esta misma corriente de pensamiento que defiende las iniciativas individuales y limita la intervención del estado; que promueve las libertades civiles y levanta la voz a favor de la libre experimentación en el ejercicio de las libertades en la vida privada de los individuos se antoja un cambio de todas las características de los babyboomers de la post-guerra.

Si eres un hombre o una mujer recientemente soltera, es probable que te sientas a la deriva en medio de un juego en el que las reglas del cortejo han cambiado. Somos la cultura del microondas, de la iconicidad, vivimos en un entorno sobre estimulado donde miles de mensajes publicitarios compiten por nuestra atención. La velocidad forma parte de nuestras vidas, la prefabricación propia de nuestra era altamente industrial nos hace verlo todo como un objeto de consumo, cuya existencia resalta sólo por su capacidad para satisfacer un deseo igualmente nacido de la publicidad como fábrica de ensueños y nuevas necesidades. Un deseo tan caprichoso como fugaz.

Una generación que se desarrolla entre la doble vida que proponen las redes sociales.Una existencia física, terrena, limitada a las personas que las casualidades permiten formar parte de nuestras vidas. Un mundo inconmensurable gracias a las cualidades tan subjetivas de su apreciación y un mundo métrico, que funciona al segundo sobre kilo bites  de contenido generado, tus fans, tus likes. Filtros de colores y efectos para tus memorias, un mundo en donde su capacidad para ahorrar tu tiempo es la virtud más buscada. Este mundo genera un loop, una onda de retroalimentación que nos recrea como creadores de su contenido.

Esta generación vive al vuelo como el conejo blanco de Alicia. La idea romántica de conocer a alguien, dejarte seducir y seducir, dejar que la relación vaya cuajando hasta pasar a una amistad sexualmente contenida y así hasta una relación de pareja aparece como un atavismo obsoleto y un tramite indeseable para la generación de la inmediatez. Para la generación de los millenians el sexo está desvinculado de la moral. Ha sido reducido hasta sus bases como un aspecto puramente biológico de la condición humana. Como diría Nietzsche: “Dios ha muerto”. Con el se cayeron todos los espíritus que moraban las grutas donde vivían nuestras virtudes. Con él murió eso de trascendental que otorgábamos con esa espiritualidad con que rodeabamos el sexo.

Esta generación lleva en boca la libertad propia del liberalismo que los parió. El sexo es sólo una herramienta más de exploración de los horizontes que componen su vida privada, sienten que tienen el derecho a vivirlo y disfrutarlo según sus propias normas, en el consenso de dos (o más ) individuos en igual uso de sus derechos civiles y bajo la construcción propia de la verdad que dirige sus realidades. No aceptan que nadie les imponga algún canon basado en un consenso moral o tradicional.Esto, es de muy mal gusto para esta generación que lo percibe como un fastidio costumbrista.

Uno de los detonantes ha sido la entrada de la pornografía en la cultura mainstream. Su salida de la clandestinidad y el contacto cada vez más directo con el público de cualquier edad. Muestra de ello es como la industria musical, cinematográfica y la publicidad misma se alimentan con los códigos estéticos de la pornografía para llamar la atención de su público objetivo. Entre gimnasios abarrotados y hacks de belleza cada vez mejores; pareciera ser que nuestro ideal es transformarnos en la fantasía erótica de alguien más. El máximo logro de nuestra vejez es llegar con las tetas paradas aún y más cabello en nuestras cabezas que en nuestra espalda.

En un mundo en que nuestro entorno visual eclosiona en una miríada de formas nuevas de estimular nuestros deseos, llega un momento en que la idea de comprometernos con la estabilidad se antoja imposible frente a tanto cambio. Donde lo único permanente es el cambio declaramos que sólo importa el aquí y el ahora. Con esto no dejamos de enmascarar con bellas filosofías nuestra alma voluble al darnos cuenta de que nos pasaremos el resto de la días siendo tentados a desear a alguien más que no es la persona que decidimos para compartir la vida.

Para la generación de los millenians, el vivir entre reality shows y las noticias de moda sobre el nuevo color de pelo de tal o cual estrella los transforma en nadies. Estamos disueltos entre la muchedumbre siendo apenas notados por otros que como nosotros van con la mirada en la pantalla del celular. Dentro de esta enajenación el otro es una chispa de fantasía, un trending, un cuerpo prestado para el deshaogo de nuestra tensión. Es un bostezo de todo este aburrimiento. Con el estanque lleno de peces, nada vale la pena luchar, todo está prefabricado, nuestras relaciones son un objeto de consumo, engullimos al otro con hambre genital y nada rebasa el manto de vulgaridad que entrega la vida cotidiana, nuestros agarres de una noche, o un par tal vez, durarán tan sólo mientras se sostengan de nuestras veleidades y se irán con la próxima ola que a su vez… traerá su propia espuma.


Por: Juan Silva & Feliz


Una noche mía

Bajo la tarde esgrimía

Ungido cual poeta, que no soy, un poema.

Cuando entre esas luces imprecisas

Indecisos destellos

No sé si amaneció pero sonreía.

Ya no fascinaron a mi pluma artera

Los enfermizos rayos que cuelan las nubes

Ni las lívidas danzas de la primavera.

En vano anduvieron los ojos míos

El presuroso arrullar de las aguas vagas

En vano se hundieron los ojos fríos

En el verde romance donde el beso mora, las moradas rosas.

Sin en cualquier efluvio, el alma despereza prístinos destellos

Sus ojos calaron en los ojos míos.

Y anidó en mi pupila su fea mirada.

Ya no abatieron sombras

Sobre la hoja

Al bailar, las plumas mías.

Subyugado bajo esos ojos

Sangré al costado la rosa

Para aflorar en mi edén

La oración a mi diosa

Oremus…un réquiem.

Y olvidé la luna

Cuando el turquino se platea en la espuma adormecida…

…y amigué con la tarde

Y el alba.

…y entoné himnos horrendos

…y abandoné el poema de la noche

, de la sangre y el grito.

Y jugué a los éteres danzar

Recordé viejas ninfas

Me avergoncé, orlé de mirtos mi frente

Dejé caer los juncos, soy esclavo




Fui andando el horizonte

Caminándolo en sempiternos suspiros

Dejando mis pupilas volar en el largo sol de la tarde, en el largo sol volar.


En un letargo de arena, tuve el sueño de un segundo en las manos, solo este de que hablo

, de este y no el pasado.

Solo tiempo muerto y quimera

Solo eso hay para los soñadores despiertos

Que deambulan la vida como espectros

Con los huesos del pasado quieren escribir las líneas del futuro

Caminar sobre el mismo paso


sólo caminando.


La arena que sostiene mis manos,

Tan solo sostenerla puedo, si la aprieto es perdida

Y libre

Veo el viento aciago barriéndole, soplando entre mis dedos cual un aullido de mar

Reintegrándome al viento, a la circular marcha sideral

Cual un polvo vine,

Cual polvo iré.


Cuando alimente la primavera

Cuando el beso del gusano me abra la sonrisa más clara por vez primera

Cuando mi corazón se abra a la clara

Y se me hiele la sangre en las venas. 

Cuando mis ojos sangren la tarde.


Me entregaran a la noche

Entregaran mi nombre a la piedra

Encerrarán mi nombre en la hoja

Y si es el fuego mi barquero

Quién me abrase en la crepitante pasión de la llama

Iré pues

Pues como un polvo vine

Cual un polvo iré.




Sé y sé, sabrás que duermen los hombres sus cuerpos cansados de cara al cielo,

Por que hunden sueños en los éteres y urgando en la estrella recuerda, dios destronado, que al cielo pertenece.

Por que no hay estrella alguna, tan siquiera, que su tiara no haya ornado.

Porque al nacer un hombre, emulo de la bestia, es humillado

Y levantarse quiere; tan pronto puede…del suelo.