The gaze that flees from the mirror

Destacado

The epiphany of chance


Once you find love, you’ve found something else. A sempiternal gaze to transcendence. Being in front of the loved being is to see yourself in the mirror of those eyes; a mirror which doesn’t reflect your face but your feelings and even your thoughts. That’s why we tend to look for somebody similar to ourselves. This is an instinctive way to know ourselves so we can grow through it as human beings.

The first thing we love is a scene. The love affair requires of this suddenness, a nuance of religiosity, the love’s encounter is an epiphany. The scene reveals randomly and whimsically parts of a universe that you had never seen before in another way, with other meanings. The scene consecrates the object I am going to love.

“The context is the constellation of elements, harmoniously arranged that encompass the experience of the amorous subject.”

― Roland Barthes, A Lover’s Discourse: Fragments

They are two for a kind, enough of momentary bliss. In this beginning, we are two ships pushed by the same wind blow and under the same sunshine. We both look at the future as witnesses of all the ways in which a man and woman can reinvent themselves. Two disembodied souls can allow to understand the world in dazzling new ways; the amorous bliss.

At times, the fruits of the tree of time and unawareness of our acts, the rapture of present leads us to unknown and unwanted moors and then, this connection is lost. Yes, I’m not going to talk about how beautiful love is. If you felt love for just a fleeting moment in your entire life, you know exactly what I am talking about…

The burial


Once love is gone, a bunch of unanswered questions come to us: – Do they miss us ever? How does the person who break the relationship feels?. Many of the questions after a breakup, revolve around what the other person does, says, or lives within himself.

Obviously, there are nuances depending on each case. Depending on how deep the love you both felt was, releasing the bond you both shared is not that simple. The break is actually forged long ago: which means one’s have lived a long run of doubt, secretly mourn, to fight with itself, of self-deception, attempting to hold on and finally, to psych progressively the relationship has to be finished.

Many people will remain clinging on the cold comfort of occasional good times; feeling afraid of being outside alone and single again. For this reason, most of the break ups are made when a third person appears.

When you are thinking of leaving a relationship, you have many attempts. So, you see yourself alone, you look sad, you start to remember good times and suddenly comes to you an attack in which you feel you can not live without this person.

The first emotions that appear when you leave a relationship are relief, guilt and fear. Relief, because you have doubted for so long and finally you took the decision; guilt for the pain suffered by someone you loved; fear, because it could go wrong and you might have failed.

The fear experienced by the person who decides to put an end to the relationship takes place on different forms. An externalized and projected guilt upon the other or in the same way, they blame themselves. Already known phrases start to emerge like: ” if you had changed”, “if I had put more attention”, “it´s not you, it´s me”; etcetera.

The answer to face the fear commonly tends to be the escape. – don’t talk to me. – Don’t call me anymore. – I don’t wanna see you never more. At this point, everything seems a disappointment scene, the other appear in front of us as a stranger. but we aren’t talking with them but with their fear and sadness.

By now, a kind of sadness in the form of melancholy that hopefully will give way to nostalgia takes possession of us. Softly, a quiet breeze blows a smoke cloud woven with caresses, affection, hugs; which meant the context of the relationship, not the relationship itself.

The Melancholy should be suffered in silence but right there is where those surprising calls come, those messages, attempts to maintain friendships that encourage the hopes of the other or diffuse promises of a hypothetical future return, all followed by an untimely disappearance.

That is, who leaves a relationship often also live a remnant of grief, a whiplash of fear or nostalgia and in response, feel the sudden urge to contact the former partner to provide him relief, that exists, to feel that someone somewhere still loves you. Once the former partner responds with any hint of anger, being caring, etc. … Who sent the S.O.S feels safe and secure and will then no longer hear from her until the next nostalgic attack. In a way, those calls and messages will serve to reaffirm their decision not to doubt it.

Our promises were grounded on the impermanence of things. The children cry, the seasons pass away, lovers change affections. I can’t classify the other because the other is, precisely, unique. A singular Image which miraculously has come to correspond with my desire. The other is the figure of my truth, and cannot be imprisoned in any stereotype. A can, a capsule because the other is not anything itself, the other is a flow.

We were friends and have become estranged. In fact, we want to conceal and obscure it from ourselves as if we had reason to feel ashamed. We are two ships each of which has its course; our paths may cross and share a moment, as we did, I could see two evanescent whispers under a sunshine that it may have looked as if it had reached the heights. But then the mighty force of our fates drove us apart again into different seas, and perhaps we shall never see each other again; perhaps we shall meet again, but fail to recognize each other. The exposure to different seas and suns has changed us.

After the fall of dead leaves the spring comes through with her songs and new fragrances. We will find other tears, Those memories move us to the point of tear because there is a cognitive dissonance between what we expected and what we actually found. A sort of serendipity; this is such a mystery. These moments in which we are moved to the point of tears; that define our lives. These moments are an italicized experience, these moments pregnant with significance, these moments of revelations in silence where staring into the iris of a lover’s eye get the shivers down your spine. These are the new tears that we will find. So now, we can just say thank you.

By Juan Silva

12/09/15

Anuncios

Love, tragedy and art

“The gesture of the amorous embrace seems to fulfill, for a time, the subject´s dreams of total union with the loved being, the longing for consummation with the other” Roland Barthes

When we fall in love we become artists, the willingness to surrender and give one’s self to some higher state of consciousness, beyond all the previous meanings is an artistic inspiration itself. We wake up upon another kind of truth and reality, The inner space in your own head. The vulnerability that opens the doors to our insides, blending into one another, becoming one another to take that leap.

The perfect consummation with the loved one is a consecration with perfection itself. All our guilt, fear, sadness, even this empty feeling can be purged by joining our destiny to this known fate.

In intimacy, two become one. Two separated minds, two different worlds create a unique universe where gravity puts you in the orbit of those arms. We create spaces of comfort and divinity, a shared universe for one another where we can find solace, peace. Being gods and goddesses outside of time, outside of despair, floating above the clouds of entropic banality. A paradise where we cannot die, how? if we can see our immortal soul, swimming in the pool of the radiance of love.

Every love has a mythology inside, it´s a fairy tale and every truly real kiss is an attempt to deny our own decay, an attempt to escape from our own mortality. That´s why we see the promise of eternity when we fall in love with someone we care about. Life’s riddle is an unknown answer where we put gods, angels and even the cynic emptiness of a life and world with no sense. This hole is fed with the mystical point of view of life itself. Without gods in the temple of our soul we deify the other; they are the wings, she(or he) becomes the sun because what we really hope to gain from love is transcendence by merging with an incarnation of the lost divinity. The amorous dialogue is a prayer that we used to do to our gods and goddesses. Being in love with a really opened heart is a sacrifice and we are the sheep. The whole purpose of the human condition is to find transcendence and leave our animality behind. This is the reason for this urge to merge that we all feel.

Once love ends, there’s a breeze of melancholic memories as a framed reality, playing back there for you in front of your eyes. We seek into the scenes that our memories bring back, now as a witness of the story that we lived. An intersubjective buddhist space where two became one, to the encounter of the lost partner. We stop at the scene of the cuddling, the kind gaze, the time of lost promises seeking to recreate the path we followed. It is not too hard to know how it feels to be in mourning. Someone you loved with your whole heart represents death to you if this love is gone. The loved object is the reason to elevate yourself by swimming into those eyes.

Therefore, contemplate the idea that all of this is gone. This is the moment to write a poem, sing a song, do whatever you wish to do as an unsuccessful attempt to frame that holy moment to at least cement the tragedy by saving it. It happened, we existed, we felt something that we just can’t remember once we are out of paradise.

Yes. it’s a tragedy, I know, but is how we make art.

By Juan José Da-Silva & Feliz

Vahído

Una noche mía

Bajo la tarde esgrimía

Ungido cual poeta, que no soy, un poema.

Cuando entre esas luces imprecisas

Indecisos destellos

No sé si amaneció pero sonreía.

Ya no fascinaron a mi pluma artera

Los enfermizos rayos que cuelan las nubes

Ni las lívidas danzas de la primavera.

En vano anduvieron los ojos míos

El presuroso arrullar de las aguas vagas

En vano se hundieron los ojos fríos

En el verde romance donde el beso mora, las moradas rosas.

Sin en cualquier efluvio, el alma despereza prístinos destellos

Sus ojos calaron en los ojos míos.

Y anidó en mi pupila su fea mirada.

Ya no abatieron sombras

Sobre la hoja

Al bailar, las plumas mías.

Subyugado bajo esos ojos

Sangré al costado la rosa

Para aflorar en mi edén

La oración a mi diosa

Oremus…un réquiem.

Y olvidé la luna

Cuando el turquino se platea en la espuma adormecida…

…y amigué con la tarde

Y el alba.

…y entoné himnos horrendos

…y abandoné el poema de la noche

, de la sangre y el grito.

Y jugué a los éteres danzar

Recordé viejas ninfas

Me avergoncé, orlé de mirtos mi frente

Dejé caer los juncos, soy esclavo

…sonrío.

Da-Silva

….

Minientrada

Sé y sé, sabrás que duermen los hombres sus cuerpos cansados de cara al cielo,

Por que hunden sueños en los éteres y urgando en la estrella recuerda, dios destronado, que al cielo pertenece.

Por que no hay estrella alguna, tan siquiera, que su tiara no haya ornado.

Porque al nacer un hombre, emulo de la bestia, es humillado

Y levantarse quiere; tan pronto puede…del suelo.

Sombra Roja

Cuando el tiempo es quedo, y el cielo ralo

Cuando apenas un susurro del soplo rancio en el azur

Mientras se olvida el tiempo tras la puerta

Se va cortando el espacio y asfixiado

Palpita en pujantes ritmos, la vida desfallece;

Donde menguan los colores y a los que quedan

Se cierra el paso tras el parpado confuso.

Lujuria se enciende sin luz entre las sombras.

Y apenas cabe un beso entre la piel

Abandonaras como yo abandoné tu humanidad

La historia que nos hizo hombre y a ella mujer

Y no mirarán la ropa, yo sé, fabricarán de nuevo el edén

Ligeras montañas de Gavanna y pasto de seda roja.

Y aquí y allá chispeados los girones de tu piel civilizada

Para jugar a las bestias en la maleza.

Hasta que llegue la lluvia

La abrirás al dominio del olor

Que guía el tiempo que hace polvo en la arena.

Bífida serpiente de un bello pecado

Paladea el espacio

Mientras muerde el agua

Canta un jadeo el ruiseñor

La parvada que habita la garganta

Aletea en agonías que cercana a la muerte afirma la vida.

Mientras la luz se enrosca en un ovillo de luna

En la pupila oscura

Van despertando esos convulsivos espasmos del verano.

Peces de Luz

Peces de Luz

Con respecto a lo que soy de lo que antes era: soy distinto de cómo fui.

Hoy es un día como otros, este día me es especial: el sol me es tan radiante, aunque a decir verdad, es una candelilla apenas perceptible entre las nubes. Nunca ha pasado, pero a veces creería que va a extinguirse como la flama que nace en las velas. Las velas que yo hago son más blancas que toda la nieve que se posa sobre el lomo de la sierra. Nunca han sido tan blancas como las que hacia mi madre, eran un dechado de hermosura, en cualquier forma que las hiciera, la flama que nacía de ellas cobraba un fulgor dorado, muy brillante, brillante como…como las…como el sol que nadaba de tarde en los arroyuelos que se pierden en la garganta de la montaña. Antes solía verlo, pasaba un rato buscándole (no siempre estaba por el mismo lugar), y cuando lo encontraba flotando, me acercaba despacito, lo miraba un largo rato; siempre me dominaba el deseo; pero cuando intentaba recogerlo temblaba en cuanto le tocaba, al poco tiempo se iba.

Mamá siempre preguntaba el por qué duraba tanto tiempo fuera y que por qué no recogía agua en las mañanas, una vez lo intente pero el sol que se bañaba en esas aguas no era el mismo. Una vez; llegué al riachuelo temprano, ya sabía yo como era el tiempo cuando el sol se iba a bañar a las montañas, demasiado escarpadas para mi gusto pero a él le gustaba, me detuve a esperarlo largo rato entre la nieve, iba yo de blanco, no quería desentonar entre aquella beata melodía del tiempo.

Llegó, se apareció de no sé donde entre las aguas; brillaba en una intensa inmensidad. Yo le adoraba desde niño, en un intenso silencio parecía mirarme; a mí, uno entre la inmensidad. Me fui sintiendo anegado, imbuido de tanta luz, atracado por un letargo que no sé cuando, pero cuando desperté se había ido con la luz. Abrí los ojos en medio de una obscuridad imperiosa, vacía, la montaña escarpada; su garganta y todo lo que vi de la sierra era de pronto la boca misma que se tragaba el crepúsculo ante mis ojos dia tras dia. Me levanté de pronto, sobrecogido por el miedo. Salí buscando el sol por otros arroyos, en pequeñísimas charcas y ¡nada!; cuando la esperanza se me perdió todo fue claro, le había perdido, siempre le perdería. En aquel instante entendí todo, que las aguas que enturbiaban mis ojos eran como las charcas que serpeaban la montaña y que yo estaba en los ojos de la sierra. La tibia llovizna recorría mis ojos con la calidez que cubría los riachuelos por la tarde, de pronto, a mitad de mi reflexión vi resurgir un brillo a unos pasos ,en un arroyo apartado que hendía la nieve. Corrí despavorido hacia aquella luz; tropezando a cada paso me hundía entre el blanco manto, trepidando a cada instante y a tan solo un paso caí de bruces contra el suelo permanecí inmóvil por un lapso indefinible la sangre se me helaba en el estomago, en aquel silencio me hice cada vez más consciente de mis latidos, eran fuertes, casi ininterrumpidos. Comprendí el arrebato que me embargaba, esa incipiente sospecha que obtuve a mitad de mi carrera.

Cuando levante la cara y hundí los ojos en las aguas acredite amargamente mi duda: las doradas aletas de la flama se diluían en famélicos ases de plata y el refulgente cuerpo que flotaba en su cauce purpurino era un mórbido reflejo yacente en el fondo negro de la charca, cada vez más negro, oscuro y soñoliento. Cuando desperté fui tardo en reaccionar, en la medida en que se disipada la niebla fui abandonando mi sueño. Todo fue cobrando forma, fui viendo todo tan familiar sintiéndome a la vez tan ajeno. La leña que había cortado en la mañana crispaba en rítmicos destellos, a unos escasos pasos de mí, eso entendía por el lejano canto, estaba mi madre enfrascada en la cocina con algo cuyo aroma había sido la verdadera causa de que despertara.

Apenas se dio cuenta de que estaba despierto, vino dando zancadas y se apostó en un gesto ligero por mi izquierda, con un resuelto ademán de su mano acomodo un candelabro de blanquísimas velas en que aun flotaba un fantasma de humo; muerto por un aire liberado en la boca de mi madre cuando vio la luz del día llegar. Me hablo de cómo me había encontrado tendido entre la nieve después de haber esperado mi regreso con el agua, que exasperó al ver la noche, me dijo, y salió a buscarme, que encontró los baldes tirados al azar y mas allá mi cuerpo casi congelado. Al decir esto comenzó a llorar, y reclinando sobre mi pecho me hizo prometerle que no volvería a irme, yo asentí desinteresadamente, ya no quería volver a perder…ya no quería.

En adelante era mi madre quien buscaba agua todas las mañanas, yo en cambio casi ni salía. Ella me leía sobre la vida y me enseñaba modales varíos; a veces, me mostraba de un libro negro con líneas doradas las imágenes de una mujer con la cabeza inclinada como hacia ella al verme cuando creía que dormía; yo cerraba los ojos porque me gustaba sentir su mirada sobre mí. Luego la veía hundirse un rato en aquel libro y murmurando entre dientes algo que no escuchaba la veía hasta dormirse.Veía a la mujer en el libro con un renovado interés día tras día, no sé por qué , porque ella era de líneas más suaves y graciosas. En su frente se elevaban dos tumultos como grandes capullos de algodón y sus manos aunque no estaban siempre enlazadas como en la imagen eran más blancas y tersas, de la imagen no había escuchado sonido, ni un murmullo siquiera y toda palabra en boca de mi madre era tan bella como cualquier canto de las mañanas.

Llevaba siempre una rosa oscura ornando sus cabellos y sus ojos eran negros, oscuros como el negro fondo de una charca. Ella casi no hablaba y yo… a veces olvidaba el sonido de mi voz.

Un día entre tantos vi a mi madre tomar un color pálido; su paso suave se fue haciendo cada vez mas tosco y cansado. En su cabello fue anidando el invierno y los cantos de la mañana,ah los cantos, fui notandolos rasposos.Su piel se lleno de surcos.

Como sucedió, no lo sé, pero ocurrió que un día mientras miraba antiguas fotografías y leía viejas cartas cerro su libro negro, aquel de líneas doradas, hizo un bulto con algunas mantas blancas y medias de algodón. Tomó una hogaza de pan y una vela blanca y salió al paso por sobre el camino gris de la nieve. No se despidió, quizá porque volvería, mas después de mirarme con tristeza se fue, yo jure que no me iría, debí hacer que hiciera la misma promesa pero se fue.

Un largo tiempo paso, yo había empezado a hacerle cuenta con los soles brillantes y los óvalos de plata. Me había sido necesario buscarme agua, y lo hacía, pero siempre de día, quebraba los cristales de algunas charcas, procuraba algunas vayas y de pronto volvía. No era difícil encontrar la casa por lejos que fuera en busca de alimento. Entre la nieve blanca una pequeña mancha negra se hacía notar, me había acostumbrado a ver una manta blanca sobre el techo. Paso un dia como este, mientras veía el sol, tragado por las fauces de noche, sendas virutas de fuego se esparcían sobre el horizonte; apenas perceptibles entre las nubes; cuando ya no distinguía donde estaba la luz, a donde había ido, comencé a esforzarme por hallarlo, sentado en el pórtico de la casa negra un raro sopor me abrazaba, casi rendido al sueño divise una silueta azul, a cada instante se iba acercando, cobrando color, más, cada vez más, vi la imagen de mi madre y en un instante desapareció, en su lugar vi más clara la imagen de una mujer, tiritaba de frio, cabizbaja.

Salí a su encuentro y al acercarme se dejo caer en mis brazos, fuera de sí , apenas viva la sostuve con mis manos, la llevé adentro y la arroje sobre la cama cubriendo su cuerpo con sabanas y dentro de la hoguera coloque leña, pase la noche a su lado, cuidando del fuego y de ella.

Recostado de la pared, vi como un rayo de luz se arrojaba sobre ella, y me insinuaba las formas onduladas y gráciles de los arroyos, una luenga cabellera pendía sobre su cuello y dejaba ver unos labios sonrosados como el jugo de las vayas, ella dormía, estaba viva y dormía. Apenas era real, cuando la luz empezó a hacerse mas radiante los primeros saltos de su cuerpo se notaron, apenas perceptibles e insignificantes; al acercarme por su flanco derecho la luz me arrojo como una sombra sobre ella, frente a mi sus ojos se abrieron como una verdad, no podía contenerme a mí mismo y la sangre se helo muy dentro mi…el sol que nadaba en las aguas cristalinas vivía en sus ojos.

No mucho desde su llegada ya era del todo sana, largas tardes pasamos juntos; de sus manos aprendí toda una lengua, ella no hablaba por que no podía y yo…no lo necesitaba, yo apenas salía en busca de agua y comida tan pronto regresaba al hogar, una cadencia inexplicable se desprendía de su figura, un desliz adormecido se deslizaba por sus caderas, un brillo que no me era ajeno bruñía su piel y sus manos eran pequeñas alas que abrigaban mi rostro. Cuan hermoso era el elocuente silencio entre nosotros, juntos nos sentábamos, yo de espaldas a la ventana con una única intención de mirarla, ella sonreía, yo olvidaba mi ambición por la tarde, para que si toda anidaba en sus pupilas, y que pasó entonces?…qué pasó? Ocurrió que un día cualquiera desperté y asi con la inesperada sorpresa con un rayo se quiebra en el fondo de la noche me encontré solo. Ella estaba en el umbral de la puerta, media muerta, pálida como el día que la encontré, como el día que vino a mí. La luz en sus ojos se extinguía, me dijo adiós en un arrullo de silencio y se durmió. En un arrebato de ira, ya de pena, ya de dolor rompí a llorar; quería extirpar de mi pecho girones del alma, curar su herida cual sea y traerla conmigo, pero no pude…subí por la garganta escarpada de la montaña, caminando por sus arroyos iba con los míos hasta los ojos de la sierra, llegué con el cuerpo aun caliente de mi amada a un arrollo vacio y con un devoto movimiento de mis manos la hundí en las aguas, la vi descender hasta el fondo negro, flotando ingrávida con deleitable cadencia y ternura, anegada por la tarde y por un bruñido brillo su piel se fue tintando en ases de plata, yacente en el fondo negro de la charca, unida a tanta belleza durmió…

Instantes, Sumandos del ahora

 

183759_10151037070824652_1429632543_nTodo lo que eres en este momento, es todo lo que necesitas ser en este momento“.- Anónimo

 

 


 

Recién sale el sol. El ritual matutino, después de todo somos hijos de la rutina, voy al cuarto de baño y dejo que el agua limpia aclare para mí la realidad. Pongo un poco de té. Me sirvo en un vaso de cristal un poco de jugo. Me encanta el cristal, siento que mejora el sabor de las cosas revelando a través de su color y aromas parte de su deleite. Miro el espacio abierto desde el balcón, las hojas de los árboles; el viento meciendo las ramas.

Hay cierta elocuencia en el silencio de las cosas, como si la respuesta a todo se acomodara plácidamente y muy queda entre los instantes que ocurren en el ahora. Esperando a que el velo de las ilusiones del pasado y el futuro se caigan y develen la luz del eterno e infinito presente.

A veces quedo atrapado por esa nostalgia que deviene del paso casi suspendido en el viento de una brisa vaga. Un viento casi imperceptible que pasa y queda como esperando; invitándote a pasear a un horizonte poblado de recuerdos; sombras que nos asustan desde la umbra de días pasados.

Suelo pensar en las cosas más importantes de mi vida. Suelo pensar en ellas como un resultado causal orquestado por todos los agentes actuantes que interpretan a su ritmo esta melodía de la vida. Una melodía a veces hosca, a veces triste; otras como ruidos. Suelo Pensar en como cada pequeña cosa fuera diferente con haber introducido un pequeño cambio en la rivera de ocurrencia de las cosas. Suelo pensar en esas que dan sentido a mi vida: Amor, familia, libertad. En fin, todo lo que soy.

A veces pienso en cada pequeña posibilidad según el sólo agente de mi voluntad: ¿Y que tal si la hubiese besado?, ¿Como serían las cosas si, en aquel entonces, yo hubiese dicho o hecho esto o aquello?. En el ejercicio de esta matemática, sorteo las innumerables ecuaciones que remiten a cada escenario pasado; con la variable de mis decisiones y una historia distinta eclosiona dentro mio. Nuevas vidas son creadas para actuar en los escenarios que pululan en los rincones de mi imaginación…ensueños.Una mezcla enarbolada de: anhelos, arrepentimientos, deseos… Como ves hay pocos sentimientos realmente trascendentes. La mayoría suele prescribirse a sólo el pasado o el futuro.

El sentimiento que aquí nace es un caldo de emociones. La envidia, el anhelo, la nostalgia, la ira, el rechazo, la culpas, odios, rencores. Todo el cóctel bioquímico que nos regalan las oleadas orgiásticas de nuestro universo espiritual. Hay un hilo en nuestras narraciones de silencio, ese cuadro que pintamos con los colores de la imaginación forma una serie. El hilo que usan las viejas parcas para tejer la tela de nuestra vida es distinto. El de esas historias que contamos es un hilo que se pierde en la oscuridad de la nada, ramificándose en infinidad de posibilidades que sólo tocamos en el ejercicio del sueño.

Como en el Film Mr. Nobody, esas tres niñas en cuyo seno descansa uno de los anhelos más importantes de mi alma; se pierden en la apenas sobria realidad de la mujer que amo, de la vida que vivo, de todas las cosas que están aquí y ahora.

“«No perdamos nada de nuestro tiempo; quizás los hubo más bellos, pero este es el nuestro».”-Jean Paul Sartre

 

Si alguna vez sueño, ha sido en sus brazos. flotando sobre la  espuma muy poco sobria que compone nuestro día a día . Nunca se está más vivo que cuando se baila con la muerte y el amor , sin dudas, es una apuesta por la trascendencia (tal vez el único sentimiento trascendente). Una apuesta en donde se juega el todo por el todo.

Tan muerto en el siglo XXI, las alas de cupido se han vuelto el manjar más deseado de nuestra época, una panacea en que todo lo malo e indeseado de cuales quiera de los tiempos que habite nuestra mente aborda y se nos aleja;  dejándonos un paraíso extático donde se sortean nuestra ebriedades más infantiles y esmeradas. Frutos que parecen sacados de los jardines de la mente de un niño…y lo son.

 

(Ver Aquí)

Mindfulness-present-moment-here-now-awareness-symbol-logo

Mindfulness Symbol

 

 

La redención de un narciso

Me has visto despertar en sueños diurnos

Donde se oye un coro de las musas,

En letargos donde esculpo su voz

A una mañana que entona cantos de amor

He llegado en cantos de sirena

En un rizo que el viento lleva de mi voz

Con arrullos que he robado al palomar.

 

A los pies de un tirano, ciego jinete del aire

Rindo mi albedrio

Para que guie mis pasos

Por el sendero oscuro de mi abril.

 

¿Qué idilios me han nacido del azul?

La gesta sempiterna de mis sueños

Me han abierto en plena primavera:

Mariposas que flotan en un espacio tornasol

, que duplican su estela en una onda del rio

Sobre el anillo que muere en las orillas donde nacen mis suspiros.

 

En el cristal de estos ojos quiero morir, nacer

Ahogado por su esencia

Brotar como una flor de sus cabellos…

…¡abrirme como una primavera de su perfume!

 

Autor: Da- Silva

Autopsia

Al otro lado de la mesa mira ingrávido un ojo.

Su mirada no orbita en derredor de mi cuerpo, está vacía.

Como un pico carroñero se hunde en los mefíticos miasmas de mi nada.

Sobre el diván sus manos y un tacto como nieve

antiguos alas que abrigaron mi rostro.

Sobre anaqueles en el fondo oscuro de esta habitación,

dormido entre el polvo,

ceniza que quedó de mi fuego está su aroma,

en un frasco que le invoca a cada instante.

Ahogado entre el vino sus labios cual un rosal que abre su néctar donde antes fui inmortal.

Sigue dormido entre el fuego su corazón creo a veces que palpita más hoy recuerdo que no latió.

Su voz aún ronda en los cristales,

ahí está el sello de que me habló, de que hubo un canto de que existió.

Da-Silva

Cuando Todo se haya dicho

Cuando todo se haya dicho sobrarán las palabras.

Cada verso será una vuelta al pasar por los recodos de mi senda

Mis palabras sabrán la ruta del alba que lleva a tu oído,

Como suaves palomas que acarician la tarde dormirán en tus ojos.

 

Cuando todo se haya dicho reinventaré mi lengua en tu boca hiriendo la voz hasta encontrar viejos poemas.

 

Cuando todo se haya dicho no recordaré la lágrima que lavó nuestro corazón herido;

Mi voz airada se alzará en una oración sin dioses ni etéreas campiñas,

Ya no seras palomas torcaz herida en el rincón de un viejo silencio.

 

Cuando todo se haya dicho llegará la marea con sus besos lejanos de espuma

y en susurros de sal nos recordará historias nacidas en aquel espacio que había al mirarnos;

un otoño de hojas que abrigó el suelo con poemas que nunca dije.

 

Cuando todo se haya dicho no habrá más que decir,

ya habremos dicho todo.

Se irá la hojarasca

y vendrán los jilgueros;

serás la tierra

y con mis manos te sembraré mis silencios,

…esperaremos juntos a que ellos canten la primavera.

 

Para Eva.