The gaze that flees from the mirror

Destacado

The epiphany of chance


Once you find love, you’ve found something else. A sempiternal gaze to transcendence. Being in front of the loved being is to see yourself in the mirror of those eyes; a mirror which doesn’t reflect your face but your feelings and even your thoughts. That’s why we tend to look for somebody similar to ourselves. This is an instinctive way to know ourselves so we can grow through it as human beings.

The first thing we love is a scene. The love affair requires of this suddenness, a nuance of religiosity, the love’s encounter is an epiphany. The scene reveals randomly and whimsically parts of a universe that you had never seen before in another way, with other meanings. The scene consecrates the object I am going to love.

“The context is the constellation of elements, harmoniously arranged that encompass the experience of the amorous subject.”

― Roland Barthes, A Lover’s Discourse: Fragments

They are two for a kind, enough of momentary bliss. In this beginning, we are two ships pushed by the same wind blow and under the same sunshine. We both look at the future as witnesses of all the ways in which a man and woman can reinvent themselves. Two disembodied souls can allow to understand the world in dazzling new ways; the amorous bliss.

At times, the fruits of the tree of time and unawareness of our acts, the rapture of present leads us to unknown and unwanted moors and then, this connection is lost. Yes, I’m not going to talk about how beautiful love is. If you felt love for just a fleeting moment in your entire life, you know exactly what I am talking about…

The burial


Once love is gone, a bunch of unanswered questions come to us: – Do they miss us ever? How does the person who break the relationship feels?. Many of the questions after a breakup, revolve around what the other person does, says, or lives within himself.

Obviously, there are nuances depending on each case. Depending on how deep the love you both felt was, releasing the bond you both shared is not that simple. The break is actually forged long ago: which means one’s have lived a long run of doubt, secretly mourn, to fight with itself, of self-deception, attempting to hold on and finally, to psych progressively the relationship has to be finished.

Many people will remain clinging on the cold comfort of occasional good times; feeling afraid of being outside alone and single again. For this reason, most of the break ups are made when a third person appears.

When you are thinking of leaving a relationship, you have many attempts. So, you see yourself alone, you look sad, you start to remember good times and suddenly comes to you an attack in which you feel you can not live without this person.

The first emotions that appear when you leave a relationship are relief, guilt and fear. Relief, because you have doubted for so long and finally you took the decision; guilt for the pain suffered by someone you loved; fear, because it could go wrong and you might have failed.

The fear experienced by the person who decides to put an end to the relationship takes place on different forms. An externalized and projected guilt upon the other or in the same way, they blame themselves. Already known phrases start to emerge like: ” if you had changed”, “if I had put more attention”, “it´s not you, it´s me”; etcetera.

The answer to face the fear commonly tends to be the escape. – don’t talk to me. – Don’t call me anymore. – I don’t wanna see you never more. At this point, everything seems a disappointment scene, the other appear in front of us as a stranger. but we aren’t talking with them but with their fear and sadness.

By now, a kind of sadness in the form of melancholy that hopefully will give way to nostalgia takes possession of us. Softly, a quiet breeze blows a smoke cloud woven with caresses, affection, hugs; which meant the context of the relationship, not the relationship itself.

The Melancholy should be suffered in silence but right there is where those surprising calls come, those messages, attempts to maintain friendships that encourage the hopes of the other or diffuse promises of a hypothetical future return, all followed by an untimely disappearance.

That is, who leaves a relationship often also live a remnant of grief, a whiplash of fear or nostalgia and in response, feel the sudden urge to contact the former partner to provide him relief, that exists, to feel that someone somewhere still loves you. Once the former partner responds with any hint of anger, being caring, etc. … Who sent the S.O.S feels safe and secure and will then no longer hear from her until the next nostalgic attack. In a way, those calls and messages will serve to reaffirm their decision not to doubt it.

Our promises were grounded on the impermanence of things. The children cry, the seasons pass away, lovers change affections. I can’t classify the other because the other is, precisely, unique. A singular Image which miraculously has come to correspond with my desire. The other is the figure of my truth, and cannot be imprisoned in any stereotype. A can, a capsule because the other is not anything itself, the other is a flow.

We were friends and have become estranged. In fact, we want to conceal and obscure it from ourselves as if we had reason to feel ashamed. We are two ships each of which has its course; our paths may cross and share a moment, as we did, I could see two evanescent whispers under a sunshine that it may have looked as if it had reached the heights. But then the mighty force of our fates drove us apart again into different seas, and perhaps we shall never see each other again; perhaps we shall meet again, but fail to recognize each other. The exposure to different seas and suns has changed us.

After the fall of dead leaves the spring comes through with her songs and new fragrances. We will find other tears, Those memories move us to the point of tear because there is a cognitive dissonance between what we expected and what we actually found. A sort of serendipity; this is such a mystery. These moments in which we are moved to the point of tears; that define our lives. These moments are an italicized experience, these moments pregnant with significance, these moments of revelations in silence where staring into the iris of a lover’s eye get the shivers down your spine. These are the new tears that we will find. So now, we can just say thank you.

By Juan Silva

12/09/15

Love, tragedy and art

“The gesture of the amorous embrace seems to fulfill, for a time, the subject´s dreams of total union with the loved being, the longing for consummation with the other” Roland Barthes

When we fall in love we become artists, the willingness to surrender and give one’s self to some higher state of consciousness, beyond all the previous meanings is an artistic inspiration itself. We wake up upon another kind of truth and reality, The inner space in your own head. The vulnerability that opens the doors to our insides, blending into one another, becoming one another to take that leap.

The perfect consummation with the loved one is a consecration with perfection itself. All our guilt, fear, sadness, even this empty feeling can be purged by joining our destiny to this known fate.

In intimacy, two become one. Two separated minds, two different worlds create a unique universe where gravity puts you in the orbit of those arms. We create spaces of comfort and divinity, a shared universe for one another where we can find solace, peace. Being gods and goddesses outside of time, outside of despair, floating above the clouds of entropic banality. A paradise where we cannot die, how? if we can see our immortal soul, swimming in the pool of the radiance of love.

Every love has a mythology inside, it´s a fairy tale and every truly real kiss is an attempt to deny our own decay, an attempt to escape from our own mortality. That´s why we see the promise of eternity when we fall in love with someone we care about. Life’s riddle is an unknown answer where we put gods, angels and even the cynic emptiness of a life and world with no sense. This hole is fed with the mystical point of view of life itself. Without gods in the temple of our soul we deify the other; they are the wings, she(or he) becomes the sun because what we really hope to gain from love is transcendence by merging with an incarnation of the lost divinity. The amorous dialogue is a prayer that we used to do to our gods and goddesses. Being in love with a really opened heart is a sacrifice and we are the sheep. The whole purpose of the human condition is to find transcendence and leave our animality behind. This is the reason for this urge to merge that we all feel.

Once love ends, there’s a breeze of melancholic memories as a framed reality, playing back there for you in front of your eyes. We seek into the scenes that our memories bring back, now as a witness of the story that we lived. An intersubjective buddhist space where two became one, to the encounter of the lost partner. We stop at the scene of the cuddling, the kind gaze, the time of lost promises seeking to recreate the path we followed. It is not too hard to know how it feels to be in mourning. Someone you loved with your whole heart represents death to you if this love is gone. The loved object is the reason to elevate yourself by swimming into those eyes.

Therefore, contemplate the idea that all of this is gone. This is the moment to write a poem, sing a song, do whatever you wish to do as an unsuccessful attempt to frame that holy moment to at least cement the tragedy by saving it. It happened, we existed, we felt something that we just can’t remember once we are out of paradise.

Yes. it’s a tragedy, I know, but is how we make art.

By Juan José Da-Silva & Feliz

Amor y fugacidad en la media 2.0 – El hook Up

Los seres humanos somos criaturas de hábitos, formamos costumbres que describen patrones a lo largo de todas las cosas que hacemos, nos vemos convidados a comulgar de las ideas y conductas que imperan a nuestro alrededor. Nos estimula repetir un patrón que hallamos encontrado para operar de manera más o menos eficiente en cualquier rol. El problema con la repetición mecánica que implica la rutina es que invita al sueño; a la enajenación. Nos vuelve autómatas operando de manera mecánica. La rutina nos apaga, porque no invita a la novedad y nos deja esta sensación de un eterno retorno en nuestros días.

El estilo de vida que llevamos hoy en día nos mantiene pensando, especulando, en relación a la larga lista de cosas por hacer cada día, el dinero que se necesita, en el éxito.

En el hombre moderno sólo dos miedos imperan, el miedo al fracaso y el miedo a la muerte y esto último está en un segundo lugar. Pasamos los días pensando, proyectando sobre conseguir más, vivimos permanentemente en el más y más y con esto permanecemos en una mentalidad de carencia, como si algo nos faltara a todos, pero estas metas y éxitos conseguidos no terminan por llenar nuestro vacío, de saciar nuestra hambre y nuestra sed. ¿Será entonces que estamos dando el alimento equivocado a esto que somos?.

Actualmente, para nuestra generación, la seguridad se antepone a cualquier cosa. La acción mecánica del pensamiento; al estar centrado en uno mismo, en donde lo único que impera es la satisfacción personal, genera una forma de funcionamiento egocéntrico, donde el otro no importa ni sus necesidades cuentan. Esta forma de funcionar no permite conectar con el otro a través de sus necesidades. Una forma de salir de si por un momento y contener al otro en su propia necesidad se muestra imposible.

De repente, estos patrones empiezan a saltar a la vista aquí y allá. Revelándose como un fenómeno que deriva de sus causas,cargado con una génesis. Los patrones comienzan a aparecer frente a ti. Sin duda, la forma en que nos sentimos cambia la forma en la que actuamos. Como humanos compartimos razas, compartimos ideas, compartimos un alma y sus enfermedades. Este sentir de vacuidad que parece tocarnos a todos se deja ver en muchas de las conductas que mueven nuestro modus operandi. La falta de conexión con nosotros mismos deriva en falta de conexión con los demás.

En un época en que las telecomunicaciones parecen haber acabado con los límites de la comunicación. Un mundo que coexiste con una realidad alterna generada por las redes digitales. Un mundo hiperconectado es al mismo tiempo un tiempo y una época en donde todos parecemos estar más solos. Tal vez por esto en los últimos 45 años las tasas de suicidio han aumentado en 60% a nivel mundial.

Esa incapacidad para conectar con otros se deja ver en una costumbre propia de los Millenians, esta generación de tecno-nacidos, nativos digitales. Me refiero al Hook up, una práctica sexual que se esboza un antes y después desde la llamada revolución sexual a principios de los 60.

Esta generación nace y crece en medio de los cambios filosóficos que caracterizaron al Liberalismo no sólo en la economía sino en la vida social y cultural. Esta misma corriente de pensamiento que defiende las iniciativas individuales y limita la intervención del estado; que promueve las libertades civiles y levanta la voz a favor de la libre experimentación en el ejercicio de las libertades en la vida privada de los individuos se antoja un cambio de todas las características de los babyboomers de la post-guerra.

Si eres un hombre o una mujer recientemente soltera, es probable que te sientas a la deriva en medio de un juego en el que las reglas del cortejo han cambiado. Somos la cultura del microondas, de la iconicidad, vivimos en un entorno sobre estimulado donde miles de mensajes publicitarios compiten por nuestra atención. La velocidad forma parte de nuestras vidas, la prefabricación propia de nuestra era altamente industrial nos hace verlo todo como un objeto de consumo, cuya existencia resalta sólo por su capacidad para satisfacer un deseo igualmente nacido de la publicidad como fábrica de ensueños y nuevas necesidades. Un deseo tan caprichoso como fugaz.

Una generación que se desarrolla entre la doble vida que proponen las redes sociales.Una existencia física, terrena, limitada a las personas que las casualidades permiten formar parte de nuestras vidas. Un mundo inconmensurable gracias a las cualidades tan subjetivas de su apreciación y un mundo métrico, que funciona al segundo sobre kilo bites  de contenido generado, tus fans, tus likes. Filtros de colores y efectos para tus memorias, un mundo en donde su capacidad para ahorrar tu tiempo es la virtud más buscada. Este mundo genera un loop, una onda de retroalimentación que nos recrea como creadores de su contenido.

Esta generación vive al vuelo como el conejo blanco de Alicia. La idea romántica de conocer a alguien, dejarte seducir y seducir, dejar que la relación vaya cuajando hasta pasar a una amistad sexualmente contenida y así hasta una relación de pareja aparece como un atavismo obsoleto y un tramite indeseable para la generación de la inmediatez. Para la generación de los millenians el sexo está desvinculado de la moral. Ha sido reducido hasta sus bases como un aspecto puramente biológico de la condición humana. Como diría Nietzsche: “Dios ha muerto”. Con el se cayeron todos los espíritus que moraban las grutas donde vivían nuestras virtudes. Con él murió eso de trascendental que otorgábamos con esa espiritualidad con que rodeabamos el sexo.

Esta generación lleva en boca la libertad propia del liberalismo que los parió. El sexo es sólo una herramienta más de exploración de los horizontes que componen su vida privada, sienten que tienen el derecho a vivirlo y disfrutarlo según sus propias normas, en el consenso de dos (o más ) individuos en igual uso de sus derechos civiles y bajo la construcción propia de la verdad que dirige sus realidades. No aceptan que nadie les imponga algún canon basado en un consenso moral o tradicional.Esto, es de muy mal gusto para esta generación que lo percibe como un fastidio costumbrista.

Uno de los detonantes ha sido la entrada de la pornografía en la cultura mainstream. Su salida de la clandestinidad y el contacto cada vez más directo con el público de cualquier edad. Muestra de ello es como la industria musical, cinematográfica y la publicidad misma se alimentan con los códigos estéticos de la pornografía para llamar la atención de su público objetivo. Entre gimnasios abarrotados y hacks de belleza cada vez mejores; pareciera ser que nuestro ideal es transformarnos en la fantasía erótica de alguien más. El máximo logro de nuestra vejez es llegar con las tetas paradas aún y más cabello en nuestras cabezas que en nuestra espalda.

En un mundo en que nuestro entorno visual eclosiona en una miríada de formas nuevas de estimular nuestros deseos, llega un momento en que la idea de comprometernos con la estabilidad se antoja imposible frente a tanto cambio. Donde lo único permanente es el cambio declaramos que sólo importa el aquí y el ahora. Con esto no dejamos de enmascarar con bellas filosofías nuestra alma voluble al darnos cuenta de que nos pasaremos el resto de la días siendo tentados a desear a alguien más que no es la persona que decidimos para compartir la vida.

Para la generación de los millenians, el vivir entre reality shows y las noticias de moda sobre el nuevo color de pelo de tal o cual estrella los transforma en nadies. Estamos disueltos entre la muchedumbre siendo apenas notados por otros que como nosotros van con la mirada en la pantalla del celular. Dentro de esta enajenación el otro es una chispa de fantasía, un trending, un cuerpo prestado para el deshaogo de nuestra tensión. Es un bostezo de todo este aburrimiento. Con el estanque lleno de peces, nada vale la pena luchar, todo está prefabricado, nuestras relaciones son un objeto de consumo, engullimos al otro con hambre genital y nada rebasa el manto de vulgaridad que entrega la vida cotidiana, nuestros agarres de una noche, o un par tal vez, durarán tan sólo mientras se sostengan de nuestras veleidades y se irán con la próxima ola que a su vez… traerá su propia espuma.

28/06/15

Por: Juan Silva & Feliz

Instantes, Sumandos del ahora

 

183759_10151037070824652_1429632543_nTodo lo que eres en este momento, es todo lo que necesitas ser en este momento“.- Anónimo

 

 


 

Recién sale el sol. El ritual matutino, después de todo somos hijos de la rutina, voy al cuarto de baño y dejo que el agua limpia aclare para mí la realidad. Pongo un poco de té. Me sirvo en un vaso de cristal un poco de jugo. Me encanta el cristal, siento que mejora el sabor de las cosas revelando a través de su color y aromas parte de su deleite. Miro el espacio abierto desde el balcón, las hojas de los árboles; el viento meciendo las ramas.

Hay cierta elocuencia en el silencio de las cosas, como si la respuesta a todo se acomodara plácidamente y muy queda entre los instantes que ocurren en el ahora. Esperando a que el velo de las ilusiones del pasado y el futuro se caigan y develen la luz del eterno e infinito presente.

A veces quedo atrapado por esa nostalgia que deviene del paso casi suspendido en el viento de una brisa vaga. Un viento casi imperceptible que pasa y queda como esperando; invitándote a pasear a un horizonte poblado de recuerdos; sombras que nos asustan desde la umbra de días pasados.

Suelo pensar en las cosas más importantes de mi vida. Suelo pensar en ellas como un resultado causal orquestado por todos los agentes actuantes que interpretan a su ritmo esta melodía de la vida. Una melodía a veces hosca, a veces triste; otras como ruidos. Suelo Pensar en como cada pequeña cosa fuera diferente con haber introducido un pequeño cambio en la rivera de ocurrencia de las cosas. Suelo pensar en esas que dan sentido a mi vida: Amor, familia, libertad. En fin, todo lo que soy.

A veces pienso en cada pequeña posibilidad según el sólo agente de mi voluntad: ¿Y que tal si la hubiese besado?, ¿Como serían las cosas si, en aquel entonces, yo hubiese dicho o hecho esto o aquello?. En el ejercicio de esta matemática, sorteo las innumerables ecuaciones que remiten a cada escenario pasado; con la variable de mis decisiones y una historia distinta eclosiona dentro mio. Nuevas vidas son creadas para actuar en los escenarios que pululan en los rincones de mi imaginación…ensueños.Una mezcla enarbolada de: anhelos, arrepentimientos, deseos… Como ves hay pocos sentimientos realmente trascendentes. La mayoría suele prescribirse a sólo el pasado o el futuro.

El sentimiento que aquí nace es un caldo de emociones. La envidia, el anhelo, la nostalgia, la ira, el rechazo, la culpas, odios, rencores. Todo el cóctel bioquímico que nos regalan las oleadas orgiásticas de nuestro universo espiritual. Hay un hilo en nuestras narraciones de silencio, ese cuadro que pintamos con los colores de la imaginación forma una serie. El hilo que usan las viejas parcas para tejer la tela de nuestra vida es distinto. El de esas historias que contamos es un hilo que se pierde en la oscuridad de la nada, ramificándose en infinidad de posibilidades que sólo tocamos en el ejercicio del sueño.

Como en el Film Mr. Nobody, esas tres niñas en cuyo seno descansa uno de los anhelos más importantes de mi alma; se pierden en la apenas sobria realidad de la mujer que amo, de la vida que vivo, de todas las cosas que están aquí y ahora.

“«No perdamos nada de nuestro tiempo; quizás los hubo más bellos, pero este es el nuestro».”-Jean Paul Sartre

 

Si alguna vez sueño, ha sido en sus brazos. flotando sobre la  espuma muy poco sobria que compone nuestro día a día . Nunca se está más vivo que cuando se baila con la muerte y el amor , sin dudas, es una apuesta por la trascendencia (tal vez el único sentimiento trascendente). Una apuesta en donde se juega el todo por el todo.

Tan muerto en el siglo XXI, las alas de cupido se han vuelto el manjar más deseado de nuestra época, una panacea en que todo lo malo e indeseado de cuales quiera de los tiempos que habite nuestra mente aborda y se nos aleja;  dejándonos un paraíso extático donde se sortean nuestra ebriedades más infantiles y esmeradas. Frutos que parecen sacados de los jardines de la mente de un niño…y lo son.

 

(Ver Aquí)

Mindfulness-present-moment-here-now-awareness-symbol-logo

Mindfulness Symbol

 

 

Marihuana, Ciencia y Espiritualidad

La marihuana; tan amada por unos, tan odiada por otros. La llamada Ganjah, La Bless, La Yerba del Rey Salomón, Mota, María, y otros tantos apelativos y nombres.

Una planta con más de 2,500 años de relación con la humanidad. Considerada en la India, desde tiempos de los Vedantas, como una puerta a estados superiores de conciencia. Un fruto vivo de la tierra otorgado por los dioses para proveernos de un método para ampliar nuestra percepción del mundo. Una amplificación de nuestras emociones y todo nuestro interior. Utilizada por los Sabios Sufís de las estepas del norte del África como un humo sagrado para elevar los cánticos al nombre de Alá y un modo de entrar en trance. Una planta sin duda interesante.

Carl Sagan

El cosmólogo Estadounidense y escritor bestseller Carl Sagán era un psiconauta conocido y un acérrimo defensor de la planta. En palabras del psiquiatra Lester Grinspoon –escritor de Comunicación con inteligencias extraterrestres y La marihuana reconsiderada, sin dudas un defensor de los usos cada vez más sacrosantos de la planta– en una carta documentada en el libro del Dr. Lester; publicada bajo el pseudónimo de un tal Mister X ( Quien luego se dio a conocer que no fue sino el mismísimo Carl Sagan ) comenta:

“No me considero una persona religiosa en el sentido habitual, pero a veces existe un aspecto religioso cuando estoy flotando. La sensibilidad aumentada en todos los ámbitos me provoca una sensación de comunidad con aquello que me rodea, tanto lo animado como lo inanimado. A veces me sobreviene una especie de percepción existencial de lo absurdo y veo con una terrible certeza las hipocresías y artificios tanto de mí mismo como de mis congéneres. Y, en otras ocasiones, se da un diferente sentido del absurdo, una percepción juguetona y fantasiosa. Ambos sentidos de lo absurdo pueden comunicarse, y algunas de las subidas más satisfactorias que he tenido lo han sido gracias al intercambio de charlas, percepciones y humor. El cannabis nos aporta una consciencia que entrenamos durante toda una vida para ignorar, olvidar y desterrar de nuestras mentes.”


saduganja

Desde la época de los antiguos Chamanes, ya en la India –originaria de Asia– la Ganjah era venerada en los antiguos textos hindues; nombrada en oraciones y cantos afirmando que agilizaba la mente, hacía el cuerpo más longevo e inducia sueños. Tanto en el Rajya Vallabha como en el Arthavaveda no sólo se habla de la planta en consideraciones puramente médicas, señalandola numerosas veces como una planta otorgada por bendición de los dioses para que los hombres conservaran el deseo sexual, sino en afirmaciones que van desde  alcanzar la inspiración y perder el miedo hasta ser una poderosa planta que confiere Siddhis (poderes extraordinarios) a quien la consume. De hecho, no sólo mencionada como una de las cinco vías de la iluminación (Libro IV de los Yoga Sutra del Rig Veda Patanjali), en el Himno Nepalí a Shiva canta de esta manera:

Yo Te saludo a Ti, que sembraste

la primera semilla de ganja,

de la que crece mi conocimiento de Ti…

He dejado el mundo atrás

y mirando hacia mi interior con ojos enrojecidos,

Te vivo en la embriaguez.

Esta planta, al parecer siempre estuvo involucrada con procedimientos, no sólo terapéuticos sino místicos y ;aunque actualmente el uso ,ya extrapolado y menos excelso,  que suele conocerse entre las sociedades de Estados Unidos y Europa permite retomar el debate, no sin cierta mordacidad hacía grupos sociales en algún sentido marginados; que de paso utilizan una planta con casi un siglo de campañas con un bochornoso efecto mediático. Demonizan no sólo a la planta sino al usuario, señalándolo como un enajenado social que coadyuva en sentido alguno no sólo con su propia autodestrucción sino a una vorágine que arrastra a toda la sociedad consigo. Si bien el uso moderno no parece referirse a una búsqueda impetuosa, consciente y avezada de los cambios en la esfera perceptiva, la introspección, los profundos beneficios sociales y anímicos, ni las experiencias extáticas que provoca en dosis elevadas; lo cierto es que el objeto perse continua siendo el mismo sin más, tal vez mejor, y quien termina marcando la pauta ordinaria o extraordinaria, termina por ser ese alguien capaz de aportar ese “Extra” a la ecuación; un psiconauta dotado y probado en la vida misma en ese estado de exploración más o menos constante al que llamamos “sobriedad”. Un individuo altamente introspectivo, que confiere por puro instinto e intuición el valor, respeto y trato que la planta merece. Así tenemos, por lo tanto, a toda una caterva aún disgregada pero uniforme en un mismo espíritu de artistas, catedráticos, científicos, y escritores; sin dejar de contar a un grupo no menos trascendental, uno que formado por oficiales de policía, amas de casa, hombres y mujeres jóvenes profesionales que utiliza de manera consciente la planta y la pone a disposición de sus vidas como un instrumento de mejora en las relaciones sociales, y el combate por vías naturales de uno de los principales males que asola nuestra sociedad, el estrés.

Más de una quinta parte de los infartos al miocardio alrededor de todo el mundo está relacionado con el estrés. El estrés es responsable ciertamente de numerosas disfunciones, no sólo en nuestro organismo sino en nuestro estado mental, desencadenando toda una seríe de condiciones mentales indeseadas como ansiedad, depresión, insomnio, ataques de pánico y neurosis.. Gracias a su mecanismo de acción cerebral el THC, principal compuesto activo de la marihuana junto a otros psicoactivos como no psicoactivos;  ha demostrado tener una relación a una menor incidencia de suicidios, violencia domestica y accidentes de tránsito, con una taza de cero muertos por sobredosis en el mundo. La acción del THC en el cerebro es poco más que interesantísima. Las neuronas del cerebro producen unas sustancias químicas, llamadas neurotransmisores, capaces de generar impulsos eléctricos que estimulan una parte de toda una red de neuronas, excitando así todo el cerebro. Las neuronas se comunican unas entre otras a traves de un sistema de diseño ON/OFF. Lo que sucede cuando entran en juego los Cannabinoides presentes en la planta, ya sea fumada o bien sea por vía oral, es que la planta inhibe esta capacidad de la neurona de detenerse, lo que resulta en una excitación de las ideas, que se ven envueltas en la inercia de una red de neuronas ( ver aquí ). Es por eso que el llamado “set and setting” prescribe unos preparativos previos al viaje; una manera de introducir conciencia en el psiconauta y una concentración guiada a ciertos temas que el psiconauta busque explorar dentro de sí mismo. Es por esto que ciertos estudios sugieren que la marihuana activa el sistema endocannabinoide, que se encuentra naturalmente en el cerebro, para cambiar nuestra respuesta a las imágenes o emociones negativas. Es por esto que muchos usuarios reportan una sensación generalizada de bienestar y una ausencia progresiva de episodios depresivos; así como una superación de los traumas del pasado con el paso del tiempo.

En cierta ocasión escuché la historia de una anciana que en sus últimos años de vida se veía aquejada de los males que suelen acompañar al deterioro generalizado del cuerpo, producto mismo de la vejez; lo cual solía llevar a la anciana a ataques de todo tipo de mal humor. Uno de sus nietos al verla aquejada decide administrarle por vía oral infusiones hechas con la planta de cannabis. Esa misma tarde logra observar que la abuela no sólo ha logrado concebir el sueño si no que su apetito regresa. Sentados a la mesa se da cuenta de que la anciana, que se encuentra particularmente elocuente, se remite a numerosos recuerdos de su niñez, no sin cierta alegre nostalgia por los años mozos, viejos amores y tristezas con la entrañable caricia ojos aún jóvenes en su mirada.

Lo interesante, aunque no lo parezca, el baile hierba-mente en el caso de la marihuana, mueve las estructuras de captación del universo perceptible, aporta una neo-referencia  al modelo de procesamiento de la información sensorial. Un pensamiento no es un evento puntual, es parte de un todo. El acceso a espacios recónditos e intransitados de nuestra conciencia modificada por el THC, libera el entorno espacio temporal amplificando la información que captan nuestros sentidos. Por eso algunas personas sensibles se pueden encontrar con episodios depresivos y ansiedad (malos viajes) producto de la intromisión de una idea que estimula todo el bagaje de recuerdos y emociones vinculados a la misma. Algunos psiconautas expertos, Chamanes y psicólogos desencadenan estos estados violentos a voluntad, con la intensión de sacar de manera brusca traumas del pasado, malas experiencias aún no superadas, y guiar al paciente bajo los efectos del cannabis a enfrentar cara a cara estos problemas; produciendo así un escenario catártico y liberador en el que la persona alcanza una sanidad interna, a veces lenta, pero siempre progresiva.

De los llamados viajes, las diferencias entre los efectos de las distintas variedades de la mariuana y la diferenciación de cada viaje según el estado inicial del viajero, son la razón de las dificultades que explican los usuarios para reinterpretar o traducir las experiencias una vez aterrizan en la llamada sobriedad. Durante el viaje, un mismo objeto puede ser “comprendido” desde distintas perspectivas que cohabitan en la mente del viajero; la nueva lectura orquestada por una atmosfera nueva. Una nueva visión de las cosas crean una nueva estructura mental, como bien diría Einstein:

488157_243014682509809_140107962_n


Ha quedado claro que durante siglos, milenios incluso, esta planta ha actuado como un potente expansor de la conciencia. En el libro bíblico del Éxodo se relata como se ungía con un aceite para que entraran en contacto con los dioses. Con él se empapó al mismo Jesucristo, este aceite llamado Kaneh Bosem (las palabras Kaneh y Bosem se fueron fundiendo en una con el paso del tiempo: Kanabos o Kannabus; la raiz etimológica del actual vocablo Cannabis).

Entonces, por qué una planta con tan antigua tradición y usos, no sólo terapéuticos o espirituales sino industriales (a partir de ella se pueden generar desde combustibles y aceites comestibles, hasta ropa y todo tipo de telas, pasando por cuerdas y, por supuesto, papel), se vería afectada por una prohibición improvisada y arbitraria. Al parecer la planta de Cannabis perjudicaba los intereses corporativos de las industrias y los principales laboratorios farmacéuticos; corporaciones que ya a principios del siglo XX empezaban a hacerse con el control de una buena parte del planeta. Casi un siglo de desinformación orquestada con todos los instrumentos mediáticos disponibles no han frenado el resurgimiento de una conciencia diferida de la planta. El nacimiento de las redes sociales y el tráfico libre de información no controlada ha permitido la apertura al intercambio de ideas y experiencias, creando un retrato muy distinto en la conciencia popular respecto al que pudo haber existido hace a penas unas décadas.

En pleno siglo XXI, después del experimento social de todo tipo de ideologías en una busqueda colectiva del hombre, la humanidad se desprende poco a poco de todo atisbo de atadura mental, de limitaciones, de cualquier forma de esclavitud que devenga de la ignorancia y la represión, la religiosidad dogmática y atávica, la coerción mental inducida por los juicios de una sociedad represiva en donde quienes sean que saquen la cabeza por encima de la media tiene que ser castigado en haras del buen orden y funcionamiento de unas sociedades enajenadas y atrapadas bajo la rueda de la rutina. Máquinas sin alma que acuden eficientemente al cumpliemtos de sus deberes. Piezas deshechables del engranaje que mueve las entrañas de este ser metálico, hecho de piedra y polvo que se erigen como nuestras ciudades. Rejas de concreto que sólo enjaulan el libre albredrío de nuestras ideas; a eso hay que temerle.

Los hombres y mujeres que caminan a la sombra de la civilización han empezado a buscar de nuevo las llanuras y la inmensidad del horizonte. Intuyen que han perdido algo, y olvidando las religiones empiezan a hacerse más espirituales. La reconciliación de los hombres con su interior develan ante él un mundo cuya amenaza nos remite a la disyuntiva que supone unas vidas finitas, con el anhelo puro de caminar el infinito. El regreso al dialogo de los hombres con las plantas, con los espíritus que yacen en los bosques, y allí en las cosas pequeñas lo están llevando a saludar la marihuana, el peyote, la ayahuasca, cactus de san pedro, hongos psilocibes, Salvia divinorum, a la Amanita muscaria y a la pequeña Alicia con todo su repertorio de puertas a otros estados de la conciencia. Si bien son reales o no las visiones y dioses que vemos en las fronteras de nuestra percepción; las serpientes y las luces con sus cantos de sirena invitándonos a sumergirnos en el cosmos de una mente sin las ataduras de la sobriedad, persiguiendo al conejo blanco; la acción psicoactiva de la marihuana puede ser un canal de investigación de la mente y más aún, del componente mental como protagonista de la realidad.

Todos Somos Otelo

 “Quien bien te quiera te hará sufrir”, que sucede cuando la felicidad es constante, una línea recta moviéndose inagotablemente hacia el infinito. ¿Cielo o infierno?, quizá ninguno de los dos, tan solo un sueño, dormitando en la recta apenas perceptible de la constancia.

Por regla general, la constante exposición a un estímulo disminuye nuestra irritabilidad (capacidad para reaccionar) al mismo; la familiaridad es una sombra apenas gris pero voraz que sublima la euforia y la locura deliciosa. Desde los sabios de antaño los hombres intuimos y “conocemos” nuestros contrastes. Un mundo como un vals que zigzaguea entre opuestos. Un dipolo constante de la sombra y la luz, arriba es abajo y el largo etcétera que lo sucede.

Nuestra capacidad para: admirar la belleza, para sorprendernos, para ver las cosas por primer vez es un regalo que nos trae infinitos años de supervivencia como especie; y una evolución conjunta como colectivo. Detectar cualquier cosa “nueva” en nuestro alrededor, especialmente cuando “nuevo” solía ser sinónimo de potencialmente peligroso, fue lo que más tarde cuando llegó la calma de nuestra aparente supremacía y dominio frente a nuestro entorno. Cuando pudimos sentarnos y contemplar encontramos en esta misma habilidad un solaz para penetrar con deleite en las profundidades de un atardecer y sus luces. Pero la maravilla de mirar algo por vez primera, para muchos, no sobrevive a la segunda vista, o la tercera y así.

Por citar un ejemplo entre tantos: hablo sí, ¿por qué no?, del ser amado, esa persona que nos elevó en un encanto de euforia, que baño nuestro hipotálamo de un torrente psicodélico de dopamina haciéndonos adictos a su presencia, a su contacto. Amar en el siglo XXI inmersos entre la sobre-estimulación sensorial brindada por:  la publicidad, la tórrida información y las ocupaciones fútiles de nuestro día a día conlleva un deseo de intensidad. Cuando todo es ruido solo se distingue el grito, ese algo que logre sacar la cabeza entre la multitud, esto es lo que nos hace especialmente sensibles a las emociones fuertes, al grito. Amar en el siglo XXI es pasión y choque, esto está bien; ¿por qué no? pero con esto se nos cuela entre cejo y cejo cuando invitamos a pasar el amor; el miedo, ese miedo a que llegue la calma, la desidia y el aburrimiento.

Sin embargo, el reposo no es más que una forma distinta del movimiento, nada está quieto,

CF028172todo pasa , todo deviene, nadie se baña dos veces en las aguas del mismo río”, Heráclito

 

 

Nunca besamos dos veces los mismos labios, no podemos asir al ser amado porque siempre muta. Frente a nuestros ojos está cambiando aunque a penas podamos notar sus pasos ahí donde está quieto. No somos felices siempre, no siempre reímos. Navegamos como sobre las olas, entre altibajos junto con la marea. Nos enamoramos cientos de veces de la misma persona. Siempre es un viaje pero la conciencia cambia, nunca se está más vivo que cuando se baila con la muerte. Cuando el peligro acecha nuestros ojos se abren, nuestras pupilas se dilatan, nuestros músculos se tensan, esperamos la sorpresa, estamos alertas, por una vez estamos conscientes, estamos observando allí donde solo mirábamos con ojos a media asta como en sueños. Pero así es todo; solo los niños entraran al reino de los cielos…se trata de conciencia, de estar despiertos, ver todo un universo nuevo y recreándose a cada instante, con cada segundo que nace. Estar Despiertos…

Un rencor sordo producido por la imposibilidad de estar en cada uno de los rincones de la vida del otro. El amor es una suerte de apetito voraz, un anhelo profundo de unificación, de fundirse en la esencia del objeto amado. El amor intenta poseer la criatura a la que profesamos amor en todos sus universos posibles, en todos sus tiempos. Pero aunque estemos en su presente y nos proyectemos segundo a segundo, paso a paso hacia su futuro, hay una dimensión desde la que nunca podremos asirlo, su pasado. Estamos irremediablemente desterrados de su pasado.

 

Los Celos retrospectivos, tan propios del género humano, son quizá los peores, puesto que el pasado es inmodificable juega un rol de ausente presencia, siempre al acecho para soltar la ira ante cualquier provocación desde el recuerdo. Los sentimientos al hacerse constantes, buenos o malos, en placer o displacencian mutan, crecen, se mueven, se replantean en términos de pluralidad. Los celos retrospectivos vendrían  a ser la sublimación de los celos, un sentimiento irracional y absurdo.

Diferentes en el hombre que en la mujer, los celos retrospectivos se centran desde perspectivas casi encontradas aunque con el mismo objeto de odio. Mientras que en el hombre los celos se generan ante la tentativa imaginaria del roce sexual de su pareja con antiguos amantes; experiencias de las que él, quien aún no aparecía en la vida de esta dama, se siente minimizado, ninguneado al mirar la posibilidad de que él esté interpretando algún papel ajeno en aras del deleite sardónico de la dueña de su amor.

En la mujer; si bien la parte sexual interviene lo cierto es que sus celos se centran mucho más alrededor del canibalismo afectivo, de la sensación de haber llegado tarde a la vida de un hombre y recoger los aplausos que dieron ya a otra dama de la que ella es no más que un insuficiente reemplazo. Una vez probado el hallazgo en este hombre de unos sentimientos únicos y originales que tan sólo la chica, elegida una entre miles, fue capaz de hacer florecer. De ahí el que las mujeres no sólo acepten de buena gana el pasado sexual de un hombre, sino que en ocasiones los divinicen con una silente admiración por este hombre experimentado y cientos de veces probado en otros brazos quizá más exigentes.

El amor de él o ella es la suma de todos sus amores. Canciones entonadas por otras voces. Ella y él son la suma de todos sus deleites. El cuerpo aprende y nuestros orgasmos son la suma de todos los orgasmos, existidos, experimentados o soñados. El devaneo de su cuerpo está contorneado por miles de caricias ajenas, más que todo…en sus emociones; esas que despiertan en cada recuerdo raudo y provocador, están las manos desconocidas, su aroma está anegado de otras lunas, sobre sus escenarios, tan sólo puedes poner tu oreja en la pared de su ayer y escuchar el eco agigantado de todos sus goces.

 Quizá la tan añorada paz de una pareja no sea más que el símbolo inequívoco de la muerte. Lo que está vivo está siempre moviéndose. El movimiento genera calor, y la calidez de esos mismos ojos puede tornarse en llamarada cegadora. Amar es un apetito voraz, un juego de canibalismo donde subyace el deseo de incorporar al otro, de meterlo dentro nuestro, no sólo simbólicamente, sino efectivamente en toda su vida física y espiritual. Queremos ocupar su vida siendo el objeto máximo de su adoración. Cualquier cosa anterior a nuestro beso no es más que error, yerro y infantilismo infausto.

Para tristeza de muchos, el intento está de antemano condenado al fracaso. Las barreras de la individualidad no pueden franquearse. El otro, por mucho que nos ame, tendrá siempre una parcela de su vida en cuya narrativa no está incluido nuestro nombre.

 Los celos retrospectivos, crecientes e irresueltos por su misma naturaleza, al no poderse tragar el pasado del ser amado nos empezará a corroer a nosotros mismos. Envenenándonos primero de una suerte de agresión pasiva-agresiva, y posteriormente de una venenosa tortura. Matándonos con la misma virulencia de una enfermedad del corazón.

Los celos tan sólo se experimentan cuando se está enamorado, si no, no hay amor. El amor parece implicar una actitud constitutiva del género humano, el deseo de posesión absoluta  y la ferocidad de agredir cualquier cosa que nos retire de esa misma condición. Así que esa pasión enfermiza agredirá a los fantasmas del pasado que lleva encima como un hálito vagido de otros seres.

MEDUSA

 Al parecer no se puede extrañar lo que siempre se tiene. No se puede simplemente amar en una aburrida e insustancial continuidad. El corazón danzando un vals sobre las brazas de la ira, la pasión desmedida y adicta. El exceso, la tristeza y la sonrisa, eso ; esa conexión con tu yo más animal, más primitivo y posesivo es lo que enciende nuestras flamas con verdadero amor. Esto me saca de una para dejarme la duda: ¿que sucede con el hombre realmente civilizado? Ese esclavo “correcto” en todo, perfectamente viable y sin notorios defectos, seguridad, calma, sosiego, ¿son los precios de una vida enamorada?

Un paseo Bohemio y Colonial: Omnisciesta – Julianni Ariza

para Canción de Furia

para Canción de Furia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

OMNISCIESTA

Noctámbulo y vago, en buena compañía, transito entre suspiros y contemplaciones las calles de la enamorada zona colonial de Santo Domingo. Sus callejuelas de toque antiguo y retraído, adoquines donde antaño se escuchaba la coz de los brutos que tiraban de encantadores carruajes por las calles de las que ahora, como una fortaleza de piedra y luces amarillas que emulan el crepitar de las llamas exiguas de añoradas antorchas, guardan las voces quedas y elocuentes de la vida nocturna y artística de la ciudad. Una caterva de bohemios que, entre espumas y humos, elevan su cortejo al arte que bebe las voces que guardan las piedras de la ciudad colonial.

1530573_10153699421445705_502779045_nEsta vez la noche me ha llevado al interior de una exposición de arte que apenas notada se crece hablándonos de identidad y costumbres; de un alma que se expresa liberándose de las prisiones del lienzo y buscando ser tocada en sus fondos más esenciales. Se expresa con las mismas canvas, los mismos lienzos, a la escultura y el montaje, me refiero a la exposición individual: “Omnisciesta” de la joven artista dominicana Julianny Ariza Volquez, quien a sus 26 años exhibe unos rasgos de inmensa madurez. No madurez como un signo inequívoco de haber llegado a parte alguna, sino como la rama aún naciente de unas fuerzas y espíritus artísticos que prometen un enorme árbol de vida al arte.

 

996973_10153496601075705_1593148851_nAquí el objeto es la distracción, una piel bajo la que se expresa en el silencio de las formas, la elocuencia de las texturas, las luces, las sombras, el ambiente mismo. La sala de exposiciones no es un contenedor; en manos de esta obra compuesta las paredes son parte del discurso. Das los primeros pasos por la sala anegada de sombras y te encuentras ahí parada frente a ti unas formas claramente humanas, de rasgos negroides, labios y nariz relajada, mandíbula suelta, ojos cerrados/vendados. Encuentras el símil y la relación que empieza a tejerlas con unidad: carecen de nombres propios. El uso de los mismos materiales con una avanzada de gradaciones por las que pretende deslizarse la luz sin excitar con colores más allá de los térreos, colores que nos hablan del Golem primigenio, el hombre nacido del barro, conectado aún con el útero de la tierra. Un hombre aún inocente que duerme un sueño de conciencia, antes del primer pecado de un hombre y una mujer que comieron del árbol del conocimiento, bien pareciéndose más a dios, pero echados del paraíso. Estas formas vuelven a recordar el paraíso oculto de nuestra conciencia, no sin un dejo de tristeza al encontrar en el silencio a las voces, en la expresión artística si bien nacida de cierta improvisación, como se improvisa en los lienzos de la cama. Late en ella y gime la relación harto conocida de: lo que mana de la fuente no puede negar de donde procede.

1476464_10153496600465705_558315023_nEn cada obra humana el hombre mismo se plasma, deja en ella impresa sus huellas, no puede borrar el vestigio, ese algo que lleva consigo del creador, así es el arte. En esta obra Omnisciesta encontramos un sólo vocativo, en una palabra cuya semántica parece compuesta por las partes, Omni como TODO; y Sciesta, cuyo origen parece incierto pero sugiere el sonido compartido por varias lenguas para SIESTA, que bien podría aplicarse como “el sueño que todos compartimos” / “el sueño de todos” “El sueño del todo”. De entrada la exposición nos habla desde las penumbras que rodean la exhibición, la joven artista se pasea como una gata tranquila y vaga por entre las esculturas; apenas habla.

1382344_10153377011410705_539120439_nSe divierte escuchando las interpretaciones de los usuarios, direccionados por un único nombre OMNISCIESTA. En sus narrativas, símiles e historias la artista re-descubre su propia obra, se entera de cosas que ni sabía y mira otras por donde caminó pasándolas por alto.

Si miramos la exposición como un viaje en el tiempo en donde la quietud de las obras se interpreta como una fotografía de un momento de algo que está vivo y sigue hablando desde su escena bajo la luz. Aquí las obras se miran, se tocan, parece que van a besarse; se pierden entrelazados en un abrazo que se alza como una espiral; visten de gala mientras entre ramas caminan ataviados por un velo bajo una blanca luz que las lleva ¿a dónde ? ¿al paraíso de una mujer?

1464023_10153504720645705_1162008908_n

La artista Julianni Ariza, sin duda se plasma más allá de sus conceptualizaciones, en cada una de estas obras, una Afro-Dominicana que esconde el sol y el salero de los mares tropicales bajo su piel tostada; lleva el pelo ensortijado y crispado en un peinado afro con orgullo. Así su obra se estiliza dentro del mismo marco negroide, hijos de su madre a toda certeza, escenas informes y anónimas donde dos rostros que caen hacia un mismo punto parecen besarse.

1460217_10153496547340705_1114710529_nUna figura yace tirada con los brazos abrazando su propio cuerpo y cabizbaja al acecho de un rostro enjaulado, preso dentro de su propia cabeza, quizá una ventana angosta desde una celda. Llueven lágrimas como ascuas negras bordadas en encajes blancos, tal vez una insinuación a una relación Amor-Odio.

 

 

 

 

1982043_10153886477955705_583094980_n Dos figuras de formas femeninas y masculinas respectivamente se entrelazan en un abrazo sobre una tripa de lana que simula un jardín. Las manos abiertas al cielo como quien clama y recoge los retazos de ambos: “Amor, yo seré fuerte por los dos”. Ambos parecen dormir un sueño privado y elusivo, sus rostros quedos sugieren cierta calma en la ignorancia de una realidad.

554721_10153496548500705_133526175_n 1425533_10153504717610705_1486822932_n

 

 

 

 

 

 

 

Allá clavado a la pared una cara sale a recibir la mirada del público con un rostro dormido, un dejo de tristeza se pasea entre sus rasgos y nos cuestiona desde nuestra propia curiosidad.

1468504_10153504718190705_2018528893_nLa obra no sólo habla desde lo profundo de su creadora, no es una misiva desde destino incierto. Las obras son todas manos que allí dentro de sus penumbras nos invitan a soñar, a soñar muy dentro.

 

 

 

 

 

 

Reseña de la Exposición OMNISCIESTA, de la artista dominciana Julianni Ariza en el centro cultural de España, durante el mes de Enero de 2014.

 

_ Juan José Da-Silva & Feliz

 

La Vida es más FÁCIL si eres atractivo

Vídeo

Antes de que las “feministas” vengan con palabras como #Discriminación #Sexista #machismo y demás, vamos a analizar esto detenidamente.

Hay varias condicionantes aquí, las “víctimas” son todas hombres(que si tienen esposas o novias están metidos en grabes problemas de paso :p ) segundo, vamos a ver la situación de la manera más “objetiva” posible.

En el siglo XXI; víctimas inequívocas de la mercadotecnia sexual y los estereotipos rentables, ciertos cánones de belleza han sido sobre-valorados si, pero señores… la belleza SIEMPRE ha sido sobre-valorada, no es un capricho inmaduro, es un REFLEJO EVOLUTIVO.

Por todo el mundo es notoria la diferencia entre la gente atractiva y aquellos que no, tanto hombres como mujeres suelen tener mejores empleos, mejores salarios, mejores oportunidades a nivel general y un largo e interminable etcétera; ¿quien no quisiera todas estas cosas para sí mismo o sus hijos ?. Al parecer en todas las culturas y en todos los tiempos, aunque el arquetipo idílico de hombre y mujer “bello” se modifica, este segmento privilegiado de la sociedad sigue dando de que hablar , la razón, simple:

La belleza corporal está relacionada a cualidades de supervivencia.
analizando que hace o no a una persona atractiva, sin caer en el cliché, podemos encontrar ciertos parámetros más o menos constantes en la apreciación de la belleza.

1-la gente atractiva suele tener una piel lozana, limpia. Esto habla de salud física que se proyecta en una lozanía notoria de la piel, ausencia de parásitos y bacterias.

2-La gente atractiva es vivaz, alegre etcétera, por principio general las personas somos permeables a los estados de ánimo ajenos, la gente alegre suele ser más optimista y encontrar soluciones a los problemas no sólo más rápido, sino mejores soluciones a los mismos, lo cual fue , es y será por los siglos de los siglos una ventaja de supervivencia.

3-características propias del cuerpo femenino entendidas como atractivas, las mujeres tienen un ideal de proporción cadera-cintura en una relación 70/30 , lo cual describe una buena capacidad para concebir una criatura, alimentarla en caso de hambruna con tus depósitos grasos y protegerla de posibles golpes durante el embarazo gracias a una capa grasa en caderas y nalgas que amortiguan los golpes.

3.1- los hombres percibidos como atractivos suelen tener hombros anchos, manos prominentes y altura privilegiada en comparación con aquellos que le rodean, obvias características de un macho Alpha, preparado para agredir y defender a si mismo y sus crías, encima la altura privilegia su posición social dentro de su “tribu”(trabajo, grupo de amigos y demás ) lo cual permitirá una mayor captación de recursos y oportunidades.

4-la mujer atractiva muestra en cierta forma sus atractivos, escotes, piernas, pelo suelto y demás, estas características, más de comportamiento que otras cosas son propias de una hembra en celo. La mujer “indispuesta” por naturaleza, se recoge el pelo, se cubre la piel y sus movimientos reducen su espacio vital diciéndole al mundo: HEY, NO ESTOY DISPONIBLE PARA APAREARME CABRÓN.

La lista es larga y obviamente es propia de un análisis mucho más exhaustivo, TODOS los hombres captamos por instinto estas señales y los hombres, recolectores por naturaleza tenemos la tendencia a ofrecer nuestros recursos a esa hembra cortejada, por más inocente que parezca un trago, un baile, una sonrisa, detrás de todo esto siempre hay un cortejo implícito, la fantasía de poseer(o al menos tener disponible) a cuantas hembras se pueda.

Hoy en día, en un intento fútil por desmontar todos estos aspectos indeseables, al menos para la gente no privilegiada, estamos buscando contrarrestar a través de la vana idealización y ensalzamiento de una apariencia más “natural”, sí más naturalmente descuidada, naturalmente en sobre peso y demás. pero si nos dejamos de porquerías muy dentro nuestro todos deberíamos de reconocer que en nuestros fondos:

TODOS deseamos tener a nuestro lado a la persona más atractiva del mundo y con ello legar a nuestra descendencia las cualidades más aptas para sobrevivir y conquistar Todo a su paso, con esto lograr nuestra inmortalidad y trascendencia. más allá de toda nuestra filosofía, están nuestros instintos, conocimiento universal y colectivo de nuestra experiencia humana total que nos ha acompañado durante millones de años, así que créanme, dudo mucho que me equivoque… unos cuantos miles de años de disque “civilización” no van a cambiar estas cosas.

Como bien dijere el novelista, poeta y pensador Oscar Wilde :

“Everything in the world is about sex except sex. Sex is about power.”
― “Todo en el mundo es sobre sexo, excepto el sexo, el sexo es sobre poder”.

Enlace

Valentín o Cupido, la unión de un Dios y un Santo

Un recorrido histórico por los origenes de una tradición criticada por algunos, deseada por otros, sin lugar a dudas una celebración que hace homenaje e inspira en cuanto a uno de lo sentimientos más bellos, profundos e importantes del hombre.

·Arte, Erotismo y Pornografía·

Arte, erotismo y pornografía, tres formas de expresión humana en que el hombre ha encontrado vías de catarsis de unos impulsos tan antiguos y poderosos como el alma misma del ser humano, tres formas que en sus fondos podemos entre ver como indiferenciadas, por qué, porque la triada engloba un mismo lenguaje, una misma esencia, LIBIDO.

La libido en el psicoanálisis engloba todo tipo de apetito de amor; erotismo, sexualidad, cariño, enamoramiento. Entre Carl Jung (que identifica totalmente la libido con la energía psíquica) y Sigmund Freud (que distinguió en la energía psíquica de LA LÍBIDO y otro tipo de pulsiones o apetitos) siempre hubo una diferencia en sus perspectiva respecto de esta energía vital , energía que ya los hinduistas conocían a través de sus Babas o Sadhus, considerada una energía divina. Esta, la libido contrapone los instintos de la vida (Eros), (que se podrían identificar con la libido) al instinto de muerte (Tánatos).

Bajo esta conceptualización, la líbido nos habla de la preservación de la vida, de un impulso sacro que nos conecta a la forma más esencial en que el ser humano puede expresarse como ser individual, colectivo y parte de un universo rebozante de vida, LA EXISTENCÍA, el simple hecho de estar vivo y preservarse, de afanar por alcanzar las cumbres reservadas para el destino último del hombre, la inmortalidad de los dioses.

Ingres - La gran odalisca (1814)El arte, en el ensayo “Psicoanálisis del Arte” del respetado padre del psicoanálisis el Dr. Sigmund Freud, en el estudio que lleva por nombre LEONARDO DA VINCI: “UN RECUERDO INFANTIL DE LEONARDO DA VINCI” (1910). El doctor Freud, expone una serie de conjeturas que filtran a la figura del prodigioso artista italiano Leonardo Da Vinci, también conocido como el Homo-Sapiens-Sapiens por el ojo inquisitivo y visionario del psicoanálisis llevándonos ritmicamente a la conclusión: La creatividad es una expresión sublimada de la pulsión sexual de la libido.

El arte a su vez es hijo de una cualidad muy primitiva, básica y animal del hombre, una habilidad compleja que ayudó al hombre a sobrevivir a las eventualidad y peligros de su medio; allá en donde nuestra sabiduría ancestral se forjó, las cavernas; esa habilidad para percibir un cambio en nuestro entorno, cambios climáticos, aparición de plagas y otros animales potencialmente peligrosos, cambios que nos forzaban a la contemplación para aferrarnos a la vida y evitar ser víctimas de las calamidades del medio habitad, llegada la conquista del homo-sapiens sobre todas las demás especies y posteriormente de la naturaleza, el hombre conserva aún latente este impulso de contemplación, que nos permite mirar el entorno conquistado y sentirnos orgullosos y plenos de que nuestra vida se ha preservado, por eso podemos entrever la belleza de todo y todos, la gracia del vuelo de una mariposa anunciando la primavera, las estaciones, las lunas, el cuerpo desnudo , por qué no, de esa hembra vistiendo espumas en el mar, nada que nos conecte más a la vida que una criatura grácil, cortejada y juguetona capaz de engendrar una forma de nuestra vida en su vientre, una mujer.

erotica6

De ahí proviene y no de otro lado esa fascinación por el cuerpo desnudo de una mujer,una beatificación casi divina de su cuerpo como fuente en donde la vida besa a la vida y descubre innúmeros placeres no solo de la carne sino de todo el conjunto que nos compone.

erotica39

.

.

.

.

El arte no cumple otra función en el hombre que la del deleite, evocar un universo infinito de emociones, sentimientos y placeres en el ser humano.

Como bien dije, la contemplación es una forma delicada de nuestro impulso por agradecer y sentirnos plenos de estar vivos, el arte es en si mismo este deleite, y un deleite de la vida siempre se encontrará con la piel desnuda de una mujerángel-demonio.

eros-santiago

Eros

Tánatos

Tánatos

Un coqueteo entre el instinto de la vida (Eros) y el instinto de la muerte (Tánatos).

Ambos dioses (impulsos) alados, pero mientras que Eros-Cupido te da alas para vivir….El dios de alas negras te invita a dormir el sueño eterno de la muerte, el aciago Tánatos.

erotica14

El erotismo es así una invitación a la vida, una invitación a nacer de nuevo allí donde la vida se encuna y nace de las aguas que fluyen en la entrepierna de una mujer excitada y poseída por el impulso de la vida de preservarse, ese dios del sexo llamado cupido, un verdadero éxtasis divino reservado para aquel que penetra en el perfumado tálamo y se arrima a la piel ardiente como una hoguera en invierno de una mujer que restalla en gemidos bajo tus dedos, gemidos que invocan la música de la primavera.

El deleite en forma alguna de estas fuerzas que exaltan el espíritu del hombre y la mujer en un cortejo de la misma vida da paso así a una búsqueda insistente y obsesa por tocar las cumbres borrascosas del amor.

  “En el amor, todas las cumbres son borrascosas”.- Donattien Alphonse de Francois, Marqués de Sade

De esta búsqueda inexorable de besar a la vida en todas sus formas nace la pornografía, primero en manos de aquellas mujeres réprobas de las “buenas” costumbres obcecadas por la angustiante y esclavizadora religiosidad. Las Hetairas, cortesanas, demimondaines, leonas y cocottes, las sacerdotisas de los “bajos” placeres, el cortejo infausto de los impulsos más animales del hombre.

Marqués de Sade orgia

erotica29

El término “pornografía” procede de las palabras griegas πόρνη («pórnē», «prostituta») y γράφειν («gráphein», «grabar, escribir, ilustrar»). Hay que decir sin embargo, que el termino “pornografía” es de aparición reciente, su uso más antiguo tal cual data ni más ni menos de la Francia de 1800.

La pornografía es mal vista por el común de la gente, sin embargo se destila de ella cierto atractivo constante y sin merma que crea un doble fondo social, una doble moral donde cualquier miembro respetable del conglomerado y bien adaptado hombre civilizado es un ferviente comensal de los manjares visuales y sonoros en todos los menús de la pornografía. Hago la salvedad de su reaparición histórica en la escena humana del arte y la literatura porque fue justo en el marco de la revolución francesa, a intervalos de no más de 100 años de diferencia,  en donde se empieza a hacer evidente el resquebrajamiento de la fuerza coercitiva de la curia sacerdotal y ortodoxa del catolicismo Europeo y aparecen personajes por todo el mundo como Don Giacomo Casanova, Lord Byron, Oscar Wilde y quien sin dudas no puede dejarse fuera, el Marqués de Sade.

erotica53erotica45

La pornografía es todo un universo complejo, una carta de restaurant con ofertas para todos los gustos y placeres, algunos más llamativos y fuertes que otros, desde el softcore que reúne apenas desnudes , un coqueteo con la desnudes sin desprenderse del suave erotismo de los claroscuros hasta el hardcore que reúne todas las más aberradas y bizarras formas de placer erótico, haciendo mella incluso en los límites más o menos implícitos del gusto, provocando una perspectiva mórbida que la lleva a congregar a las llamadas parafilias en una mescolanza de estilos, gustos y un largo etcétera. Un arcoiris en donde difícilmente se distinguen los bordes difuminados del género sexual, o cualquier otro dando cabida  a la relación sexual de todo género y forma, en cuantas combinaciones sean posibles.

 Cuenta una meditación filosófica de incierta autoría, que cuando el hombre ató la sexualidad, también liberó la prostitución. La pornografía es así una rebelión, un grito de un ser humano que se reconecta desde sus formas pulimentadas y sutiles de hombre y mujeres civilizados, cada vez menos animal a una bestia de dos espaldas que en entrecortadas palabras canta la lengua de los ángeles en sus placeres clandestinos.

erotica30

.

La sexualidad es un chiste, una risa infantil, vivaz y efusiva, la pornografía es un rugido que nos habla de los pulsos animales que subyacen en nuestra piel y nuestros actos, un hombre que le gusta coger como una bestia y un hombre que ama con unas purezas nada ajenas al toque de cualquier dios antiguo o nuevo.

.

.

erotica29

En la pornografía y sus gustos encontramos al hombre que por nada pasa sin dejar su marca, el hombre puede mirarse a si mismo en sus actos.

No resulta nada extraño que en una sociedad angustiantemente retraída, enajenada por el neón, el ruido y el raudo fluir de nuestras vidas la porneia se vuelva cada vez más ajena al amor, más violenta y agresiva, en unas sociedades donde el ser humano se percibe desconectado de la naturaleza divina que conlleva el hecho mismo de la condición humana, este hombre visualiza a su compañera de cama como un objeto más de consumo, es la forma en que nos relacionamos con el mundo y es la forma en que entendemos que nos relacionamos con nuestra pareja dentro y fuera de la cama, en unas sociedades en donde la dinámica es oferta y demanda, el amor y sus consecuentes manifestaciones no son más que intereses, conveniencias, placeres rápidos y pre-pagos.

erotica51

erotica49

erotica46

Aún queda una esperanza, entre toda la ceniza que ha dejado la borrasca del siglo XX, en los albores del siglo XXI está esta nueva mujer, punta de lanza de una revolución, un hombre de la nueva era, con una conciencia más libre y con muy menores ataduras morales y taras mentales, una mujer que se reconoce a si misma como una criatura inmensamente sexual, y un hombre que se ve a si mismo como falto de ese algo que lo devuelva a la elocuente charla del viento, del sol, el murmullo de las hojas y el riachuelo, una mujer que cada vez descubre la posibilidad de ser una perfecta dama en la calle y la más excitante y delirante cortesana en la cama, sacerdotisas del amor como Ninon de Lenclos.

Ninon de Lenclos

Ninon de Lenclos (1620-1705)

Bajo esta nueva oleada, los sex-shops se expanden, la sexualidad es más libre, más plena, desprovista de tapujos, un poco pervertida y sucia aún sí, pero es solo la resaca de nuestra suciedad, esta nueva mujer, es una mujer a quien amar, y a quien desear, esta nueva mujer conectada a sus instintos más básicos sin dejar de ser un ángel, es un Aleph, ese punto en donde todo el universo confluye, una mujer a quien desear y a quien amar; una sacerdotisa del amor….

Una Sacerdotisa del Amor

Una Sacerdotisa del Amor