Vahído

Una noche mía

Bajo la tarde esgrimía

Ungido cual poeta, que no soy, un poema.

Cuando entre esas luces imprecisas

Indecisos destellos

No sé si amaneció pero sonreía.

Ya no fascinaron a mi pluma artera

Los enfermizos rayos que cuelan las nubes

Ni las lívidas danzas de la primavera.

En vano anduvieron los ojos míos

El presuroso arrullar de las aguas vagas

En vano se hundieron los ojos fríos

En el verde romance donde el beso mora, las moradas rosas.

Sin en cualquier efluvio, el alma despereza prístinos destellos

Sus ojos calaron en los ojos míos.

Y anidó en mi pupila su fea mirada.

Ya no abatieron sombras

Sobre la hoja

Al bailar, las plumas mías.

Subyugado bajo esos ojos

Sangré al costado la rosa

Para aflorar en mi edén

La oración a mi diosa

Oremus…un réquiem.

Y olvidé la luna

Cuando el turquino se platea en la espuma adormecida…

…y amigué con la tarde

Y el alba.

…y entoné himnos horrendos

…y abandoné el poema de la noche

, de la sangre y el grito.

Y jugué a los éteres danzar

Recordé viejas ninfas

Me avergoncé, orlé de mirtos mi frente

Dejé caer los juncos, soy esclavo

…sonrío.

Da-Silva

Reencarnada

Yo te encarnaré en mis poemas
para que vivas siempre inmarchita,
cual una flor en un estanque oscuro
…oscuro
oscuro…

yo te encarnaré en mis poemas
yo te darè nuevos huesos,
vivirás para quien te lea
quien te invoque en cantos viejos.

Te encarnaré en mis poemas
en estas líneas
en estos versos.

Yo te encarnaré en mis poemas,
volverás a latir en un arrullo de silencio
que fluyes sin prisa en estos caudales;
pluvial nimbado (…)

Te encarnaré en mis poemas
y viajaras a donde vaya tu obra,
frente al mar, un collarín de perlas
que nunca vio la espuma
…serás.

Instantes, Sumandos del ahora

 

183759_10151037070824652_1429632543_nTodo lo que eres en este momento, es todo lo que necesitas ser en este momento“.- Anónimo

 

 


 

Recién sale el sol. El ritual matutino, después de todo somos hijos de la rutina, voy al cuarto de baño y dejo que el agua limpia aclare para mí la realidad. Pongo un poco de té. Me sirvo en un vaso de cristal un poco de jugo. Me encanta el cristal, siento que mejora el sabor de las cosas revelando a través de su color y aromas parte de su deleite. Miro el espacio abierto desde el balcón, las hojas de los árboles; el viento meciendo las ramas.

Hay cierta elocuencia en el silencio de las cosas, como si la respuesta a todo se acomodara plácidamente y muy queda entre los instantes que ocurren en el ahora. Esperando a que el velo de las ilusiones del pasado y el futuro se caigan y develen la luz del eterno e infinito presente.

A veces quedo atrapado por esa nostalgia que deviene del paso casi suspendido en el viento de una brisa vaga. Un viento casi imperceptible que pasa y queda como esperando; invitándote a pasear a un horizonte poblado de recuerdos; sombras que nos asustan desde la umbra de días pasados.

Suelo pensar en las cosas más importantes de mi vida. Suelo pensar en ellas como un resultado causal orquestado por todos los agentes actuantes que interpretan a su ritmo esta melodía de la vida. Una melodía a veces hosca, a veces triste; otras como ruidos. Suelo Pensar en como cada pequeña cosa fuera diferente con haber introducido un pequeño cambio en la rivera de ocurrencia de las cosas. Suelo pensar en esas que dan sentido a mi vida: Amor, familia, libertad. En fin, todo lo que soy.

A veces pienso en cada pequeña posibilidad según el sólo agente de mi voluntad: ¿Y que tal si la hubiese besado?, ¿Como serían las cosas si, en aquel entonces, yo hubiese dicho o hecho esto o aquello?. En el ejercicio de esta matemática, sorteo las innumerables ecuaciones que remiten a cada escenario pasado; con la variable de mis decisiones y una historia distinta eclosiona dentro mio. Nuevas vidas son creadas para actuar en los escenarios que pululan en los rincones de mi imaginación…ensueños.Una mezcla enarbolada de: anhelos, arrepentimientos, deseos… Como ves hay pocos sentimientos realmente trascendentes. La mayoría suele prescribirse a sólo el pasado o el futuro.

El sentimiento que aquí nace es un caldo de emociones. La envidia, el anhelo, la nostalgia, la ira, el rechazo, la culpas, odios, rencores. Todo el cóctel bioquímico que nos regalan las oleadas orgiásticas de nuestro universo espiritual. Hay un hilo en nuestras narraciones de silencio, ese cuadro que pintamos con los colores de la imaginación forma una serie. El hilo que usan las viejas parcas para tejer la tela de nuestra vida es distinto. El de esas historias que contamos es un hilo que se pierde en la oscuridad de la nada, ramificándose en infinidad de posibilidades que sólo tocamos en el ejercicio del sueño.

Como en el Film Mr. Nobody, esas tres niñas en cuyo seno descansa uno de los anhelos más importantes de mi alma; se pierden en la apenas sobria realidad de la mujer que amo, de la vida que vivo, de todas las cosas que están aquí y ahora.

“«No perdamos nada de nuestro tiempo; quizás los hubo más bellos, pero este es el nuestro».”-Jean Paul Sartre

 

Si alguna vez sueño, ha sido en sus brazos. flotando sobre la  espuma muy poco sobria que compone nuestro día a día . Nunca se está más vivo que cuando se baila con la muerte y el amor , sin dudas, es una apuesta por la trascendencia (tal vez el único sentimiento trascendente). Una apuesta en donde se juega el todo por el todo.

Tan muerto en el siglo XXI, las alas de cupido se han vuelto el manjar más deseado de nuestra época, una panacea en que todo lo malo e indeseado de cuales quiera de los tiempos que habite nuestra mente aborda y se nos aleja;  dejándonos un paraíso extático donde se sortean nuestra ebriedades más infantiles y esmeradas. Frutos que parecen sacados de los jardines de la mente de un niño…y lo son.

 

(Ver Aquí)

Mindfulness-present-moment-here-now-awareness-symbol-logo

Mindfulness Symbol

 

 

Autopsia

Al otro lado de la mesa mira ingrávido un ojo.

Su mirada no orbita en derredor de mi cuerpo, está vacía.

Como un pico carroñero se hunde en los mefíticos miasmas de mi nada.

Sobre el diván sus manos y un tacto como nieve

antiguos alas que abrigaron mi rostro.

Sobre anaqueles en el fondo oscuro de esta habitación,

dormido entre el polvo,

ceniza que quedó de mi fuego está su aroma,

en un frasco que le invoca a cada instante.

Ahogado entre el vino sus labios cual un rosal que abre su néctar donde antes fui inmortal.

Sigue dormido entre el fuego su corazón creo a veces que palpita más hoy recuerdo que no latió.

Su voz aún ronda en los cristales,

ahí está el sello de que me habló, de que hubo un canto de que existió.

Da-Silva

Escultura del deseo

El día siguió a nuestras nupcias

y sentados ahí en la mesa de los que ahora también son mis padres

Amedrentados tus ojos por miradas furtivas

, te recorro con recuerdos como anoche presa fuiste de mis delirios

, insolente fui con mis malos consejeros: el amor y el vino

los dos osados que al miedo desafían.

Bajo el techo mismo de tus progenitores proclamé la vendimia!.

Segué mis nuevos campos

, acallando inútiles gemidos que se perdían en la noche

; todos y eso sé fueron llevados por el soplo del céfiro a oídos del mundo.

Ahora me miras pícara del otro lado de la mesa

, criptografía hemos hecho del gesto:

acaricias la curva de la copa para evocar el roce de mi piel,

cambias de lado el caliz

, le rotas sobre su eje mostrando la huella de tu boca para regalarme un

(nuevo beso

, toco mi pelo reacomodando el negrusco atavío con que se vistió tu cerviz.

Ahora estas magullando frutas que perfuman tu boca

, asiento yo también como tú a la vacuidad de las palabras con que algunos

(Aquí llenan el espacio del silencio.

Tus palabras son todas monosílabas

, tu boca lleva el estigma de mis labios

, bajo el candoroso brío de mi fuego dejé señales de mis besos

, ellos ignoran que el bermejo color que abraza tu boca no es esmalte.

Es una escultura de mi deseo y el tuyo tu cuerpo

, tu anochecido pelo cubre etéreo la lividez de tu cuello donde están como

(Huellas el paso de mis dientes

, te miras en el espejo oscuro de mis ojos

Y en el lienzo de mi piel buscas tu marca

, mi dedo percute la mesa y observo tus miembros temblar cual rosal mecido

(Al viento

; Como caña batida por la lluvia

, la felicidad amenazaba liberar rauda la nieve que guardaste en tus ojos,

Salinas serian las aguas que surcaren tus mejillas

, mas seria esto infame y mudo verso que delataría el juego que exorna mi  Corte.

Somos como la primavera

, todo fue colonia para mi febril campaña

, el mapa de tu cuerpo fue conocido por mis ojos

, las telas que insinuaban tu figura cuando era de nuestra mocedad el

(Noviazgo me mintieron

, jamás anatomía hermosa como esta imaginé

, llegaste con la brisa anoche y mis males se fueron de olvido

; ¡Ahora eres mía!

La fiebre que me llevó tu entraña es sueño de arena que nace y muere con Las olas

, empero es mi deseo que la madre del gran Memnón no nos encuentre jamás

(Sin ornato de sexo mientras haya

(Sangre que serpee cobriza nuestras venas.

Al filo de la vergüenza después de este silente coloquio, la presteza anunció

(Nuestras pretendidas excusas y así abandonamos intacto banquete,

(Inconclusas palabras y personas que pícaras reían

(Y fue de nuevo la noche y el día…

·Da-Silva

Cuando Todo se haya dicho

Cuando todo se haya dicho sobrarán las palabras.

Cada verso será una vuelta al pasar por los recodos de mi senda

Mis palabras sabrán la ruta del alba que lleva a tu oído,

Como suaves palomas que acarician la tarde dormirán en tus ojos.

 

Cuando todo se haya dicho reinventaré mi lengua en tu boca hiriendo la voz hasta encontrar viejos poemas.

 

Cuando todo se haya dicho no recordaré la lágrima que lavó nuestro corazón herido;

Mi voz airada se alzará en una oración sin dioses ni etéreas campiñas,

Ya no seras palomas torcaz herida en el rincón de un viejo silencio.

 

Cuando todo se haya dicho llegará la marea con sus besos lejanos de espuma

y en susurros de sal nos recordará historias nacidas en aquel espacio que había al mirarnos;

un otoño de hojas que abrigó el suelo con poemas que nunca dije.

 

Cuando todo se haya dicho no habrá más que decir,

ya habremos dicho todo.

Se irá la hojarasca

y vendrán los jilgueros;

serás la tierra

y con mis manos te sembraré mis silencios,

…esperaremos juntos a que ellos canten la primavera.

 

Para Eva.

Enlace

Valentín o Cupido, la unión de un Dios y un Santo

Un recorrido histórico por los origenes de una tradición criticada por algunos, deseada por otros, sin lugar a dudas una celebración que hace homenaje e inspira en cuanto a uno de lo sentimientos más bellos, profundos e importantes del hombre.

“El verdadero c…

Cita

“El verdadero camino del hombre, es la senda hacía si mismo”.·Da-Silva

El hombre siempre parece estar buscando algo, pero lo que no sabe es que es a él mismo a quien se busca, no existe nada fuera de nosotros mismos, el ser amado, esa alma gemela no es tan solo un espejo donde amamos en otra persona lo que somos capaces de amar en nosotros mismos, te amo.

·Arte, Erotismo y Pornografía·

Arte, erotismo y pornografía, tres formas de expresión humana en que el hombre ha encontrado vías de catarsis de unos impulsos tan antiguos y poderosos como el alma misma del ser humano, tres formas que en sus fondos podemos entre ver como indiferenciadas, por qué, porque la triada engloba un mismo lenguaje, una misma esencia, LIBIDO.

La libido en el psicoanálisis engloba todo tipo de apetito de amor; erotismo, sexualidad, cariño, enamoramiento. Entre Carl Jung (que identifica totalmente la libido con la energía psíquica) y Sigmund Freud (que distinguió en la energía psíquica de LA LÍBIDO y otro tipo de pulsiones o apetitos) siempre hubo una diferencia en sus perspectiva respecto de esta energía vital , energía que ya los hinduistas conocían a través de sus Babas o Sadhus, considerada una energía divina. Esta, la libido contrapone los instintos de la vida (Eros), (que se podrían identificar con la libido) al instinto de muerte (Tánatos).

Bajo esta conceptualización, la líbido nos habla de la preservación de la vida, de un impulso sacro que nos conecta a la forma más esencial en que el ser humano puede expresarse como ser individual, colectivo y parte de un universo rebozante de vida, LA EXISTENCÍA, el simple hecho de estar vivo y preservarse, de afanar por alcanzar las cumbres reservadas para el destino último del hombre, la inmortalidad de los dioses.

Ingres - La gran odalisca (1814)El arte, en el ensayo “Psicoanálisis del Arte” del respetado padre del psicoanálisis el Dr. Sigmund Freud, en el estudio que lleva por nombre LEONARDO DA VINCI: “UN RECUERDO INFANTIL DE LEONARDO DA VINCI” (1910). El doctor Freud, expone una serie de conjeturas que filtran a la figura del prodigioso artista italiano Leonardo Da Vinci, también conocido como el Homo-Sapiens-Sapiens por el ojo inquisitivo y visionario del psicoanálisis llevándonos ritmicamente a la conclusión: La creatividad es una expresión sublimada de la pulsión sexual de la libido.

El arte a su vez es hijo de una cualidad muy primitiva, básica y animal del hombre, una habilidad compleja que ayudó al hombre a sobrevivir a las eventualidad y peligros de su medio; allá en donde nuestra sabiduría ancestral se forjó, las cavernas; esa habilidad para percibir un cambio en nuestro entorno, cambios climáticos, aparición de plagas y otros animales potencialmente peligrosos, cambios que nos forzaban a la contemplación para aferrarnos a la vida y evitar ser víctimas de las calamidades del medio habitad, llegada la conquista del homo-sapiens sobre todas las demás especies y posteriormente de la naturaleza, el hombre conserva aún latente este impulso de contemplación, que nos permite mirar el entorno conquistado y sentirnos orgullosos y plenos de que nuestra vida se ha preservado, por eso podemos entrever la belleza de todo y todos, la gracia del vuelo de una mariposa anunciando la primavera, las estaciones, las lunas, el cuerpo desnudo , por qué no, de esa hembra vistiendo espumas en el mar, nada que nos conecte más a la vida que una criatura grácil, cortejada y juguetona capaz de engendrar una forma de nuestra vida en su vientre, una mujer.

erotica6

De ahí proviene y no de otro lado esa fascinación por el cuerpo desnudo de una mujer,una beatificación casi divina de su cuerpo como fuente en donde la vida besa a la vida y descubre innúmeros placeres no solo de la carne sino de todo el conjunto que nos compone.

erotica39

.

.

.

.

El arte no cumple otra función en el hombre que la del deleite, evocar un universo infinito de emociones, sentimientos y placeres en el ser humano.

Como bien dije, la contemplación es una forma delicada de nuestro impulso por agradecer y sentirnos plenos de estar vivos, el arte es en si mismo este deleite, y un deleite de la vida siempre se encontrará con la piel desnuda de una mujerángel-demonio.

eros-santiago

Eros

Tánatos

Tánatos

Un coqueteo entre el instinto de la vida (Eros) y el instinto de la muerte (Tánatos).

Ambos dioses (impulsos) alados, pero mientras que Eros-Cupido te da alas para vivir….El dios de alas negras te invita a dormir el sueño eterno de la muerte, el aciago Tánatos.

erotica14

El erotismo es así una invitación a la vida, una invitación a nacer de nuevo allí donde la vida se encuna y nace de las aguas que fluyen en la entrepierna de una mujer excitada y poseída por el impulso de la vida de preservarse, ese dios del sexo llamado cupido, un verdadero éxtasis divino reservado para aquel que penetra en el perfumado tálamo y se arrima a la piel ardiente como una hoguera en invierno de una mujer que restalla en gemidos bajo tus dedos, gemidos que invocan la música de la primavera.

El deleite en forma alguna de estas fuerzas que exaltan el espíritu del hombre y la mujer en un cortejo de la misma vida da paso así a una búsqueda insistente y obsesa por tocar las cumbres borrascosas del amor.

  “En el amor, todas las cumbres son borrascosas”.- Donattien Alphonse de Francois, Marqués de Sade

De esta búsqueda inexorable de besar a la vida en todas sus formas nace la pornografía, primero en manos de aquellas mujeres réprobas de las “buenas” costumbres obcecadas por la angustiante y esclavizadora religiosidad. Las Hetairas, cortesanas, demimondaines, leonas y cocottes, las sacerdotisas de los “bajos” placeres, el cortejo infausto de los impulsos más animales del hombre.

Marqués de Sade orgia

erotica29

El término “pornografía” procede de las palabras griegas πόρνη («pórnē», «prostituta») y γράφειν («gráphein», «grabar, escribir, ilustrar»). Hay que decir sin embargo, que el termino “pornografía” es de aparición reciente, su uso más antiguo tal cual data ni más ni menos de la Francia de 1800.

La pornografía es mal vista por el común de la gente, sin embargo se destila de ella cierto atractivo constante y sin merma que crea un doble fondo social, una doble moral donde cualquier miembro respetable del conglomerado y bien adaptado hombre civilizado es un ferviente comensal de los manjares visuales y sonoros en todos los menús de la pornografía. Hago la salvedad de su reaparición histórica en la escena humana del arte y la literatura porque fue justo en el marco de la revolución francesa, a intervalos de no más de 100 años de diferencia,  en donde se empieza a hacer evidente el resquebrajamiento de la fuerza coercitiva de la curia sacerdotal y ortodoxa del catolicismo Europeo y aparecen personajes por todo el mundo como Don Giacomo Casanova, Lord Byron, Oscar Wilde y quien sin dudas no puede dejarse fuera, el Marqués de Sade.

erotica53erotica45

La pornografía es todo un universo complejo, una carta de restaurant con ofertas para todos los gustos y placeres, algunos más llamativos y fuertes que otros, desde el softcore que reúne apenas desnudes , un coqueteo con la desnudes sin desprenderse del suave erotismo de los claroscuros hasta el hardcore que reúne todas las más aberradas y bizarras formas de placer erótico, haciendo mella incluso en los límites más o menos implícitos del gusto, provocando una perspectiva mórbida que la lleva a congregar a las llamadas parafilias en una mescolanza de estilos, gustos y un largo etcétera. Un arcoiris en donde difícilmente se distinguen los bordes difuminados del género sexual, o cualquier otro dando cabida  a la relación sexual de todo género y forma, en cuantas combinaciones sean posibles.

 Cuenta una meditación filosófica de incierta autoría, que cuando el hombre ató la sexualidad, también liberó la prostitución. La pornografía es así una rebelión, un grito de un ser humano que se reconecta desde sus formas pulimentadas y sutiles de hombre y mujeres civilizados, cada vez menos animal a una bestia de dos espaldas que en entrecortadas palabras canta la lengua de los ángeles en sus placeres clandestinos.

erotica30

.

La sexualidad es un chiste, una risa infantil, vivaz y efusiva, la pornografía es un rugido que nos habla de los pulsos animales que subyacen en nuestra piel y nuestros actos, un hombre que le gusta coger como una bestia y un hombre que ama con unas purezas nada ajenas al toque de cualquier dios antiguo o nuevo.

.

.

erotica29

En la pornografía y sus gustos encontramos al hombre que por nada pasa sin dejar su marca, el hombre puede mirarse a si mismo en sus actos.

No resulta nada extraño que en una sociedad angustiantemente retraída, enajenada por el neón, el ruido y el raudo fluir de nuestras vidas la porneia se vuelva cada vez más ajena al amor, más violenta y agresiva, en unas sociedades donde el ser humano se percibe desconectado de la naturaleza divina que conlleva el hecho mismo de la condición humana, este hombre visualiza a su compañera de cama como un objeto más de consumo, es la forma en que nos relacionamos con el mundo y es la forma en que entendemos que nos relacionamos con nuestra pareja dentro y fuera de la cama, en unas sociedades en donde la dinámica es oferta y demanda, el amor y sus consecuentes manifestaciones no son más que intereses, conveniencias, placeres rápidos y pre-pagos.

erotica51

erotica49

erotica46

Aún queda una esperanza, entre toda la ceniza que ha dejado la borrasca del siglo XX, en los albores del siglo XXI está esta nueva mujer, punta de lanza de una revolución, un hombre de la nueva era, con una conciencia más libre y con muy menores ataduras morales y taras mentales, una mujer que se reconoce a si misma como una criatura inmensamente sexual, y un hombre que se ve a si mismo como falto de ese algo que lo devuelva a la elocuente charla del viento, del sol, el murmullo de las hojas y el riachuelo, una mujer que cada vez descubre la posibilidad de ser una perfecta dama en la calle y la más excitante y delirante cortesana en la cama, sacerdotisas del amor como Ninon de Lenclos.

Ninon de Lenclos

Ninon de Lenclos (1620-1705)

Bajo esta nueva oleada, los sex-shops se expanden, la sexualidad es más libre, más plena, desprovista de tapujos, un poco pervertida y sucia aún sí, pero es solo la resaca de nuestra suciedad, esta nueva mujer, es una mujer a quien amar, y a quien desear, esta nueva mujer conectada a sus instintos más básicos sin dejar de ser un ángel, es un Aleph, ese punto en donde todo el universo confluye, una mujer a quien desear y a quien amar; una sacerdotisa del amor….

Una Sacerdotisa del Amor

Una Sacerdotisa del Amor

El amor del siglo XXI – Cupido 2.0

________

El ser humano de esta generación está casi programado para rechazar la idea del amor, la palabra en sí misma se ha construido como una imagen obtusa y vomitiva de la vida, todos lo buscan, todos lo odian; y en ese dipolo amor-odio es que nos emparejamos y “amamos”.

 

He argumentado en público y privado en incontables ocasiones que nuestra sociedad es una sociedad de transición, no somos en definitiva nada, no somos la tierra firme, somos los hijos despavoridos y remanentes de la generación X de finales de la guerra fría, estamos afectos de una rebeldía-conformista, somos hombres que nos batimos entre las antiguas estructuras de una moral que comienza a ser incinerada y cuestionada en sus fondos por el pragmatismo pleno y utilitario de un sistema que te juzga por la utilidad “producción sobre el tiempo”  y el amor como otros tantos no ha escapado a esto, se nos ha transformado en una materia de comercio, se nos ha educado en materia amorosa en función de una serie de patrones que si bien puede servir como engranaje que mantenga viva la maquinaria de nuestras raras y deformes sociedades a nosotros como participes de ellas nos ha alienado de nuestra propia naturaleza, vamos carcomidos y desorientados dando tumbos a ciegas esperando tropezar con eso que nos salve, ¿pero que nos salve de qué? De nosotros mismos quizá, de vernos realmente como somos porque la filosofía ha sido ajusticiada y estigmatizada en cuanto su utilidad práctica en la vida, y a esto es como caminar sin saber a dónde, construir sin saber qué, es lo mismo en su trasfondo, buscar amor, amar sin saber para qué o por qué, un amor aprendido por un montón de imágenes estereotipadas e historias fantásticas e inconclusas que marcan las pautas consumistas de lo que debe de ser el amor, un amor al servicio del consumo mercantil, del gasto, de la escalada social.

 

Con todo y todo amar es una entelequia, el destino en que se completa todo y a donde todos quieren ir para sentirse salvos, será entonces que muchos se sienten al borde de un precipicio; el amor es una obra humana, existe primero en la mente de quien lo engendra hasta que crece como una necesidad; más es a un mismo tiempo un negocio, donde el resultado adquirido es un producto que deviene de una negociación implícita entre eso que queremos y la oferta disponible en el mercado, un regateo,  cuando se puede aceptar ese resultado negociado se toma si no se sigue esperando que se abra la oferta otra vez.

El enamoramiento es tal vez la manera más intensa de sentir a otro ser humano, pero… ¿es al ser humano a quién se percibe? El ser amado en este caso es un recipiente, un objeto con el que se interactúa desde la propia concepción del amor, con nuestras expectativas, nuestros anhelos nos proyectamos en el otro con nuestros deseos y divinizamos al ser humano despojándolo de su humanidad objetiva lo volvemos nuestro príncipe azul, nuestra reina adorada, la mujer irrepetible y queda atenuado en su realidad, sus defectos nos parecen plausibles. Con esto no arremeto contra el romanticismo, siempre y cuando no enceguezca ni obnubile la razón, mas hay quien enceguece por voluntad, hay quien prefiere soñar una y otra vez.

 

Entonces esta delicia de sentires que puede experimentarse suele transformarse en el fin mismo de algunos, de ahí viene la mujer y el hombre que constantemente se “enamoran”; se enamoran del amor mismo, y cambian de nido cuando esa sensación mágica desaparece, y vuelven a empezar en otros labios el proceso, sería como comenzar a construir algo y destruirlo porque es el proceso de esa construcción lo que ha arrebatado al hombre, adquirir un cachorro y deshacerse de él en cuanto crece, los nacidos en esta generación somos así, somos hombres y mujeres tan insensibilizados por la constante exposición a la violencia y el espectáculo y la luz que buscamos ansiosamente cualquier cosa que sea capaz de excitarnos bruscamente, y así nos hemos amistado con el neón, el ruido, el sexo, la superficialidad. Somos roedores, depredadores hambrientos que aprendieron a tomar rápidamente todo y consumirlo, no hemos sido distintos con el amor.

 

Amamos desde unos ideales preconcebidos por otros, no sabemos de donde provienen pero están ahí dirigiendo nuestros pasos y nuestros sueños, como descendientes de una cultura judeo-cristiana vemos el amor desde el sacrificio y el dolor, desde una entrega que simboliza el abandono personal y la absorción de parte de un padre-amante, es como si en realidad buscáramos el dolor de amar para sentirnos vivos. Lo diré de una forma parca, es la idea de la carencia lo que nos atormenta, la sensación de que falta lo que debiera de estar; vamos al mismo lugar sí, pero en busca de cosas diferentes…

 

En fin creo que nuestro problema con el amor no está en el amor mismo, es que necesitamos reconstruirlo, amarnos antes de intentar amar, despojarnos de esa hipocresía y negarnos a participar de esta guerra absurda amor-odio en que cada uno juntos y caminando llevan encima sus defensas, sintiendo que necesitan protegerse el uno del otro, donde siempre se apuesta al claro-obscuro de lo que se oculta, lo que se engaña; al final sufrimos no por el ser humano que se pierde, ¿cómo? ¡Si consideramos al ser humano desechable! Lo que duele es sentirse defraudado por nuestras ideas. Es la conciencia del engaño en la mitología del amor lo que ocasiona sufrimiento;  como dijere Erasmo(no el real si no el de internet).

 

Como decía el comediante norteamericano Groucho Marx ¿por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?. (ese es otro tema que trataré más adelante 😉                                                                                                                          Da-Silva

Desmienteme por favor